Asturias tardará otros dos años en recuperar la riqueza previa a la crisis

c.d.n. REDACCIÓN

ASTURIAS

Rafael Domenech, responsable de Análisis Económico de BBVA Research, y Asunción Álvarez, directora regional de la Territorial Noroeste de BBVA
Rafael Domenech, responsable de Análisis Económico de BBVA Research, y Asunción Álvarez, directora regional de la Territorial Noroeste de BBVA

Un informe del BBVA indica que el paro se estabiliza en torno al 13% y que la salida de Reino Unido no afectará de manera significativa a la economía regional

28 ene 2020 . Actualizado a las 14:30 h.

La economía asturiana crece pero lo hace a un ritmo muy lento. La previsión de incremento del Producto Interior Bruto (PIB)  para este año 2020 se sitúa, según el informe Situación Asturias de BBVA Research, en torno al 1,2%, mientras que se espera que el punto de inflexión sea a finales de 2021, cuando se prevé que se acelere hasta el 1,4%. Por tanto, si se cumplen los pronósticos del banco, habrá que esperar otros dos años antes de recuperar la riqueza perdida tras el estallido de la burbuja inmobiliaria. En estos dos años se crearían algo más de 3.000 empleos, por lo que se estabilizaría la tasa de paro en torno al 13%, porcentaje que supone cuatro puntos más que en 2008. Además, la incertidumbre sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea, que se llevará a cabo el 31 de enero, no afectaría de manera significativa, ya que se ha reducido la probabilidad de un Brexit desordenado. Asturias estaría entre las regiones con menor exposición directa a este mercado, pero indirectamente «puede ser relevante». 

Rafael Domenech, el responsable de Análisis Económico de BBVA Research, quien presentó el último informe Situación Asturias, prevé que el crecimiento disminuya desde el 1,7% en el pasado año 2019 hasta el 1,2% en 2020, con un crecimiento de tres décimas trimestrales, y llegando la aceleración en 2021, hasta el 1,4%. Este primer descenso comenzó en los dos últimos trimestres de 2019, cuando el crecimiento pasó de 0,4% trimestral, en línea con la media nacional, al 0,3%, menor que el conjunto del país. Con todo ello, el PIB de la región se sitúa en 1,7% en 2019, suponiendo dos décimas menos que el año anterior. Según el estudio, los factores que contribuirán a la realización de este panorama serían la desaceleración de la demanda interna, la fortaleza de la inversión y una leve mejora del entorno internacional y global.

El aumento del gasto de las familias de la región podría haber alcanzado su punto de inflexión en los últimos meses del pasado año, aunque seguirá siendo débil durante este 2020. Los cambios en el mercado laboral o las pensiones que pueda introducir el nuevo Gobierno nacional serán importantes, según el informe, aunque Asturias pueda resultar favorecida por el aumento de las pensiones con el IPC o la subida del sueldo de los empleados públicos.