La guerra en la patronal se recrudece: Fade ofrece un puesto a Turismo sin Almeida

Feito reconoce contactos con los vicepresidentes de Otea y asegura que el sector tiene «garantizada» una vocalía en el consejo de la federación

Belarmino Feito y José Luis Álvarez Almeida
Belarmino Feito y José Luis Álvarez Almeida

Oviedo

La división dentro de la patronal asturiana va en aumento. La batalla se mantiene alejada del foco mediático, pero las partes implicadas están fijando posiciones. El último movimiento lo ha dado Belarmino Feito, presidente de Fade, que después de prescindir en su consejo ejecutivo del presidente de la Cámara de Comercio de Oviedo (Carlos Paniceres) y del de la patronal de Turismo Otea (José Luis Álvarez Almeida), ha enviado una carta a los responsables del sector en la que les «garantiza» un puesto en el órgano directivo. Eso sí, para ello pone una condición, que no sea Almeida su representante. Por su parte, Otea celebrará esta tarde una reunión de sus órganos internos para analizar la nueva situación.

La misiva no hace referencia explícita a las malas relaciones entre Feito y Almeida, pero una lectura entrelíneas evidencia la falta de sintonía. De hecho, la principal conclusión que se extrae es que esas discrepancias son las que han provocado la expulsión de Almeida -y de Paniceres- del consejo. Los dos fueron impulsores de la candidatura de Feito a la patronal y hasta la semana ocupaban el cargo de vicepresidentes. El responsable de FADE quieren seguir teniendo en su organización a responsables de Turismo, por ello, reconoce que ha tenido contactos con los dos vicepresidentes -Javier Martínez Fernández y Fernando Corral Mestas-. Hasta el momento, la única reacción pública del sector fue hace una semana, cuando anunció que reuniría a sus órganos internos para analizar la nueva situación y el papel de Otea dentro de Fade. Ese encuentro está previsto para esta tarde.

En la carta remitida por Fade a los miembros de Otea, Feito explica los cambios y les ofrece seguir formando parte de la federación. En cuanto a los motivo de la expulsión de Almeida, el presidente de los empresarios sostiene que su intención es conseguir una asociación «más unida, más fuerte, más representativa, absolutamente independiente de intereses políticos o personales, más eficaz y más atenta a las necesidades y problemas de los diferentes sectores del empresariado asturiano». En este sentido, Feito insiste en que es «legítimo y lógico» querer tener a su lado en el consejo ejecutivo «a personas merecedoras de la máxima confianza por mi parte y de total solvencia».

Feito deja claro que en la carta que «en ningún caso mi intención ha sido, ni será, cuestionar la representatividad de nadie dentro de su asociación», pero reconoce que ha hablado con los vicepresidentes de Otea. El presidente tampoco pretende «restringir la presencia de sectores que, por su importancia en la economía asturiana tienen no solo ya justificada su presencia en los órganos de gobierno de la federación, sino garantizada, al menos mientras yo sea presidente».

Por tanto, y debido a sus discrepancias con Almedia, su intención es que sea otro miembro de Otea quien represente al Turismo dentro de FADE. «El sector turístico tiene garantizada una vocalía en el consejo de la federación. Y quedo a la espera de poder consensuar con OTEA quién será la persona designada para cubrirla, ya que por causas ajenas a mi voluntad no fue posible hacerlo previamente a la celebración del consejo».

Ahora la pelota está en el tejado de los empresarios turísticos, que deberán decidir si cierran filas con Almeida o si eligen a otra persona para que sea su representante en FADE.

Comentarios

La guerra en la patronal se recrudece: Fade ofrece un puesto a Turismo sin Almeida