El Juzgado pide ayuda a la Unión Europea para agilizar los trámites del caso Ardines

Piden la colaboración de la agencia Eurojust, que refuerza la cooperación judicial entre estados miembros, para el caso de uno de los presuntos autores, que se encuentra en prisión en Suiza

Pedro L.N.A. y Javier Ardines posan en una imagen de grupo
Pedro L.N.A. y Javier Ardines posan en una imagen de grupo

Redacción

El Juzgado de Llanes que investiga el asesinato del concejal de IU Javier Ardines ha recurrido a Eurojust, la agencia de la Unión Europea encargada del refuerzo de la cooperación judicial entre estados miembros, para tratar de agilizar unas diligencias que están pendientes de la toma de declaración de uno de los dos presuntos autores materiales, que se encuentra en prisión en suiza. El supuesto sicario, K.M., de nacionalidad argelina, aún tiene que cumplir en Suiza un año de cárcel por delitos cometidos después del asesinato, por lo que según las autoridades suizas aún no es posible su entrega a España.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Llanes, que investiga el asesinato cometido en agosto de 2018, ha librado oficio al miembro de España en Eurojust, con sede en La Haya, solicitando su colaboración, bien para posibilitar la toma de declaración del investigado por videoconferencia con anterioridad a que sea extraditado, o para el impulso y aceleración del procedimiento de extradición ya iniciado hace un año.

«Aun con el pleno conocimiento de que Suiza no es estado miembro de la Unión Europea», el Juzgado se ha dirigido a este organismo «con el único fin de intentar agilizar el proceso de extradición y toma de declaración del investigado que se encuentra cumpliendo condena en Suiza y que mantiene paralizadas las diligencias», ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA).

Por el asesinato de Ardines fue detenido el 19 de febrero de 2019 en su vivienda de Amorebieta (Vizcaya) Pedro L.N.A., amigo personal del concejal, como supuesto inductor al encargar presuntamente el crimen a dos sicarios no profesionales movido por los celos ante sus sospechas sobre una posible relación entre su mujer y el edil. El mismo día también fueron detenidos en Vizcaya uno de los dos supuestos sicarios, D.B., de nacionalidad argelina al igual que el que se encuentra en Suiza, y J.M.B., que según los investigadores pudo servir de enlace entre el inductor y los autores materiales. En su declaración ante la jueza, D.B. afirmó que el inductor les pagó a él y al otro autor material 25.000 euros y al mediador otros 10.000. Según los investigadores, el presunto inductor planeó con tiempo y detalle el asesinato del que fuera su amigo movido por los celos.

Ardines, que había renunciado a su sueldo de concejal y se ganaba la vida como patrón de barco, tenía unas rutinas y unos horarios que hacían fácil calcular sus movimientos puesto que salía a diario sobre las 6:30 horas a faenar con su embarcación «Bramadoria» antes de atender a sus responsabilidades municipales, informa Efe. Algunos días antes de su asesinato, el concejal, de 52 años, casado y padre de dos hijos, comentó a su entorno algo que le había llamado la atención, el hecho de que encontrara unas vallas puestas en el camino rural por el que circulaba todas las mañanas.

En aquella ocasión, Ardines decidió bajar del coche para retirar las vallas y continuar su recorrido hasta el puerto de Llanes sin más incidencia, pero el 16 de agosto tres vallas de obra volvían a bloquearle el paso y, cuando se bajó de la furgoneta con el motor aún en marcha para retirarlas, fue sorprendido por sus asesinos. La autopsia reveló que el concejal murió de varios golpes en la cabeza y nuca con un objeto contundente de forma que sólo pudo moverse unos metros antes de caer desplomado donde poco después fue encontrado fallecido por un vecino.

Asesinato de un edil: caso cerrado

La Voz
Uno de los detenidos por la muerte de Javier Ardines
Uno de los detenidos por la muerte de Javier Ardines

La policía detuvo a un pariente del concejal llanisco Javier Ardines como presunto autor del crimen, que cometió porque mantenía un romance con su mujer

Fue mucho lo que se especuló sobre el asesinato del concejal llanisco Javier Ardines, ocurrida en agosto del pasado año. Intereses económicos, políticos, urbanísticos… en realidad la trama era trágicamente más mundana: los celos. Así lo demostró la intensa investigación de la Guardia Civil, que detuvo en febrero de este año a Pedro L. N. A. por encargar presuntamente a unos sicarios el crimen, por el que habría pagado 35.000 euros.

Ardines resumía así su biografía personal en la web del ayuntamiento: «Nací en Halle, Bélgica, en 1966. Soy hijo de emigrantes aunque a los 9 años volví a España. Nos instalamos en la Moría, en el pueblo de la Pesa de Pría. Me casé con 23 años, tuve dos hijos y ya soy abuelo. Mi pasión siempre fue la mar, salir a la angula, al ocle». Corría el año 2015 y el concejal electo por IU, que renunció a cobrar por su tarea de cargo público, tenía «ilusión por trabajar», por cambiar el modo de hacer política. Pero Ardines no pudo hacer balance de ese paso por el consistorio ni concluir su mandato. 

Seguir leyendo

Comentarios

El Juzgado pide ayuda a la Unión Europea para agilizar los trámites del caso Ardines