Asturias pone en marcha un plan para reciclar hasta un millón de mascarillas al día

La consejería de Ciencia coordina una iniciativa con la empresa Bioquochem y el Ejército para la producción en masa

Gente comprando con mascarillas esta mañana
Gente comprando con mascarillas esta mañana

Las mascarillas son uno de los elementos de los que más se carece en las últimas semanas para frenar la epidemia de coronavirus. Se trata de una de las principales demandas de los trabajadores sanitarios y cuidadores que están en contacto con la población de riesgo. Por este motivo Asturias prepara un proyecto para reciclar mascarillas. Según informó el Gobierno autonómico, la Consejería de Ciencia coordina una alianza de instituciones y empresas asturianas que trabajan en una propuesta para reciclar hasta 100.000 mascarillas al día, una cantidad que podría escalarse hasta el millón diario en caso de disponer de suficiente personal y material. Actualmente se está testando el protocolo de desinfección de las mascarillas para posteriormente, en caso de ser viable, iniciar  su aplicación masiva.

En esta iniciativa será fundamental la involucración del Ejército y de la Guardia Civil. Según destacó el Principado, el equipo para la puesta en marcha de esta iniciativa está formado por la empresa Bioquochem, con el director de I+D+i, David Hevia, al frente; el Grupo Masaveu; la Universidad de Oviedo, con un equipo de voluntarios que testará el material en distintos laboratorios; y con la colaboración de la Guardia Civil y del Ejército, que será una de las piezas fundamentales en el proceso de reciclaje de mascarillas y otros equipamientos imprescindibles para el personal sanitario. La propuesta cuenta con el visto bueno del Servicio de Salud del Principado de Asturias (SESPA).

Todo el material necesario para el arranque del proyecto ha sido donado, y ahora la prioridad se centra en testar que el protocolo de desinfección funciona sin dañar las mascarillas, sus fibras o sus tamaños de poro, críticos en la protección. Este proceso será realizado en el centro tecnológico Idonial, en distintos laboratorios de la Universidad de Oviedo, y por un equipo de voluntarios especializados coordinados desde la gerencia de la institución académica asturiana.

En este procedimiento de testado se realizarán análisis de varios parámetros en cinco fases que se describen a continuación:

  • Desinfección: se utilizan tres procesos en continuo (químico, térmico y por tiempo de vida del virus), que aseguran desinfección total de las mascarillas.
  • Lavado: con agua en continuo a través de sistemas de bidones.
  • Secado: secado de la mascarilla mediante aporte de calor. Si se utilizan cañones de aire caliente podría lograrse una segunda desinfección.
  • Empaquetado/cuarentena: en bloques de un mínimo de 20 unidades. Se deberían almacenar varios días estas mascarillas antes de su uso, asegurando un tercer método de desinfección.
  • Comprobación de calidad: es necesario tener certeza de ausencia de virus mediante PCR en cada lote. Si los tests en la Universidad de Oviedo son satisfactorios, se realizará una segunda prueba en un organismo certificado para UNE-EN 149:2001+A1:201.

Según informó el Principado, el primer lote será de 5.000 mascarillas, con capacidad de llegar a 100.000 al día y escalarlo a un millón diario en caso de disponer de suficientes recursos humanos y materiales, según calculan los promotores de la propuesta.

El consejero de Ciencia, Borja Sánchez, destacó la importancia de este tipo de propuestas de aplicación inmediata y puso de relieve la necesidad de sumar esfuerzos. «La posibilidad de disponer de este material sanitario imprescindible en la lucha contra la pandemia del nuevo coronavirus no solo se limita a nuestra comunidad, sino que podríamos producir también para centros que lo necesiten de todo el país», recalcó.

Asturias impulsa la fabricación de respiradores en 3D para las UCI de toda España

L. Ordóñez

El Gobierno del Principado espera la validación sanitaria en el HUCA para comenzar a fabricarlos

Con la coordinación de la Consejería de Ciencia, la Universidad de Oviedo y el grupo de voluntarios Reesistencia Team, Asturias ultima la validación clínica de los respiradores fabricados con impresoras 3D para hacer frente a las necesidades masivas de la atención sanitaria a los enfermos de coronavirus. El Principado confirmó que «en los próximos días será probado clínicamente en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA)». Los respiradores son una herramienta vital en estos momentos en el sistema sanitario para combatir el coronavirus. La falta de estos aparatos en Italia y China fue clave en la expansión de la pandemia y el colapso de los centros de asistencia.   

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Asturias pone en marcha un plan para reciclar hasta un millón de mascarillas al día