Los test rápidos de detección del COVID-19, ¿hasta qué punto son fiables?

La PCR, la prueba que se realiza hasta el momento para detectar el coronavirus, es la más segura para realizar un diagnóstico

Analítica de coronavirus realizada en el laboratorio de Virología del HUCA
Analítica de coronavirus realizada en el laboratorio de Virología del HUCA

España espera como agua de mayo que lleguen los test rápidos de coronavirus que ha adquirido el Gobierno de España. Por el momento ha comprado a China y Corea del Sur 640.000 unidades, aunque la previsión es poder conseguir varios millones de ellos. El test de diagnóstico rápido, cuyo funcionamiento es similar al de los test para detectar el estreptococo o a los de embarazo, lo podrían hacer los profesionales sanitarios en los domicilios de los pacientes sospechosos de padecer el nuevo coronavirus, lo que supondrá una importante ventaja frente a la prueba PCR que se viene realizando hasta el momento. Pero, ¿son esos test de detección del COVID-19 fiables al cien por cien?

Santiago Melón, responsable del laboratorio de virología del HUCA, se mantiene prudente sobre la fiabilidad que puede tener el test rápido a la hora de detectar los positivos. «Hay que ver la sensibilidad que tiene el test, porque los test que son muy específicos suelen tener una sensibilidad del 50 por ciento, por lo que puede haber otro 50 por ciento que vas a fallar», indica el mismo antes de precisar que «ninguna técnica está exenta de fallos». «Si la sensibilidad de la prueba es buena, va a ser útil, pero si es del 50 por ciento, no va a ser la panacea», matiza Santiago Melón.

Hasta el momento, la PCR, técnica utilizada desde el inicio de la pandemia del coronavirus tomando una muestra nasofaríngea, es la más segura para realizar un diagnóstico. Esta consiste en localizar y amplificar un fragmento de material genético, que en el caso del coronavirus es una molécula de ARN. Si tras el análisis en un laboratorio de una muestra respiratoria de una persona sospechosa de estar infectada, la prueba detecta ARN del virus, el resultado es positivo y se confirma que padece el COVID-19. Ahora bien, si la técnica de PCR no detecta el material genético del virus, la persona no estaría infectada. No obstante, cuando hay una sospecha clínica importante se debe realizar otra prueba para asegurar que el paciente no está infectado por el virus. 

Así, desde el Servicio de Salud del Principado (Sespa) se ha anunciado que Asturias seguirá basando toda su actuación en la lucha seguirá basando toda su actuación en la lucha contra el coronavirus en las pruebas PCR que actualmente se están realizando para detectar la presencia del COVID-19 por ser más fiables que los test rápidos que el Gobierno central ha comprado en el mercado chino para distribuir entre las comunidades autónomas.

El hecho de que el laboratorio de virología del HUCA tenga capacidad y esté resolviendo con agilidad las pruebas PCR que les llegan, hace que en la región ni estemos «tan nerviosos como en otros sitios» por recibir los test rápidos, manifestaba el consejero de Salud, Pablo Fernández.

El HUCA afronta el pico del coronavirus con un 60% de ocupación

La Voz
Trabajos de desinfección en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA)
Trabajos de desinfección en el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA)

El hospital aún tiene capacidad para contener la pandemia pese a la demanda creciente. En una epidemia de gripe alcanza el 99%

Los hospitales del área sanitaria de Oviedo, el HUCA y el Monte Naranco, tienen por el momento capacidad asistencial para contener la pandemia de COVID-19 pese a que vienen registrando una demanda creciente ante el aumento del número de contagiados que se produce en Asturias.

Actualmente permanecen ingresados en el HUCA 564 pacientes y 109 más en el Monte Naranco de los que en torno al 24 por ciento han dado positivo por el nuevo coronavirus o tienen síntomas que requieren hospitalización, con lo que el centro de referencia de la sanidad asturiana está al 60 por ciento de ocupación.

Seguir leyendo

Comentarios

Los test rápidos de detección del COVID-19, ¿hasta qué punto son fiables?