Luis Laria asegura que el cambio climático es una pandemia «más acuciante» que el coronavirus

El naturalista asturiano señala que «no nos damos cuenta porque no vemos las morgues o los hospitales llenos»

Luis Laria
Luis Laria

Redacción

El naturalista y fundador de la Coordinadora para el Estudio y Protección de las Especies Marinas (CEPESMA), Luis Laria, ha indicado que con ser gravísima la pandemia que sufre ahora el planeta con la Covid-19, hay una «mucho más acuciante», como es la que representa el cambio climático. En su opinión, el problema más grave que tiene el planeta ahora «no es precisamente el virus, porque hay capacidades para contrarrestar esa situación, aunque está claro que esas capacidades son lentas y tendrá que ser una vacuna lo que vaya a limitar su expansión».

«Hay otra pandemia mucho más acuciante, que es la del cambio climático, de la que no nos damos cuenta porque no vemos las morgues o los hospitales llenos, aunque es un goteo constante», ha dicho según informa Efe. Laria se ha mostrado convencido de que, cada vez, va a ver más enfermedades motivadas por el cambio climático, pero también espera que a partir de lo que se está viviendo ahora, «se establezcan unas pautas de conductas diferentes».

Ha recalcado que, cuando esta generación contamina, lo que está haciendo es «abocar a los niños que ahora tienen cuatro o cinco años a que tengan una vida tremendamente hostil dentro de 50 o 60 años». El hombre está incidiendo, de forma reiterada, en la negatividad de lo que es la condición de la vida, y ahora se está viendo cómo han caído los niveles de contaminación, principalmente, a consecuencia de una caída generalizada del tráfico rodado y la industria.

«Estamos viendo que ha caído la contaminación a niveles de los años setenta y ochenta», aunque en algunos ámbitos locales haya empresas que mantengan su producción y generen los mismos porcentajes de polución, ha indicado el naturalista. Para Laria, uno de los contaminantes más graves son los provenientes de los vehículos y el confinamiento ha demostrado qué es lo que pasa sucede cuando el tráfico rodado cae de forma contundente en ciudades y grandes urbes. «Nos estamos dando cuenta de que hay que habilitar unos mecanismos para evitar que esa contaminación siga creciendo», ha recalcado.

La contaminación se esfuma de España tras el desplome del tráfico privado

Luís Pousa
Plaza de Callao, en Madrid, sin tráfico ni viandantes
Plaza de Callao, en Madrid, sin tráfico ni viandantes

Madrid y Barcelona pierden su ya tradicional «boina»

Si uno rebusca con mimo en la cara B de esta epidemia global, puede hallar, aunque resulte increíble, un puñado noticias positivas. Una de las más palpables es la reducción drástica de la contaminación atmosférica en los entornos urbanos. Al cumplirse la primera semana del estado de alarma y del confinamiento de la población en sus casas, Greenpeace ha hecho público un informe en el que constata el desplome de la polución, especialmente acentuada en las grandes capitales españolas, como Madrid o Barcelona.

La organización ecologista recalca que en estas dos ciudades la medición del dióxido de nitrógeno ha descendido por debajo del 40?% del límite aconsejado por la UE y la OMS (40 microgramos por metro cúbico). El responsable de la campaña de Movilidad de Greenpeace, Adrián Fernández, subraya que desde que se estableció esta recomendación en el ya lejano 2010 tanto Madrid como Barcelona han superado esa barrera «año tras año».

Seguir leyendo

Comentarios

Luis Laria asegura que el cambio climático es una pandemia «más acuciante» que el coronavirus