La UCI del HUCA «da el alta» a uno de los suyos

Un médico internista, que estaba en la planta del COVID-19, abandona la unidad de cuidados intensivos después de tres semanas

El mensaje de los trabajadores del HUCA y la plantilla de Transinsa
El mensaje de los trabajadores del HUCA y la plantilla de Transinsa

No era una despedida cualquiera. Las unidades de cuidados intensivos de los hospitales asturianos llevan ya más de una semana abriendo las puertas a pacientes que, muy recuperados, emprenden el regreso a planta. Son buenas noticias que graban en vídeo y que comparten como estímulo para los centenares de pacientes infectados con el nuevo coronavirus que avanzan en su recuperación. Hoy, le ha tocado el turno a un colega, profesional sanitario. Esta mañana ha abandonado la UCI del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) un médico internista que había pasado tres semanas en la unidad, que había sufrido complicaciones respiratorias  y que había estado incluso intubado.

La noticia ha corrido como un reguero de pólvora por el complejo, donde este especialista en Medicina Interna, que acumula una larga trayectoria, es muy apreciado. Fuentes consultadas por La Voz han explicado que este facultativo estaba trabajando en primera línea antes de que se le diagnosticara el COVID-19, precisamente en una de las plantas reservadas para los enfermos. La evolución ha sido positivo, lo que ha permitido su traslado de la UCI a planta.

Esas fuentes señalan que no es el único médico con un diagnóstico grave por coronavirus. Al menos, se tiene constancia de otros dos más, un psiquiatra que también está en la UCI del HUCA y un médico de familia que se encuentra en la UCI del San Agustín. A fecha 2 de abril, es decir, el jueves de la semana pasada, había 145 profesionales de todas las área sanitarias confirmados como positivos y otros 263 en aislamiento.

«Adiós guapas»: una paciente de 54 años abandona la UCI de Cabueñes

;
Una paciente de 54 años abandona la UCI de Cabueñes Aún convaleciente, en camilla y con la vía en su brazo derecho, pero sonriendo debajo de la mascarillas, así ha abandonado una mujer de 54 años la UCI de Cabueñes.

El hospital de Gijón no ha superado los once enfermos de coronavirus en estado crítico

Aun convaleciente, tumbada en la camilla y con la vía en su brazo derecho, pero sonriendo debajo de la mascarilla, así ha abandonado una mujer de 54 años la UCI de Cabueñes. Se trata de la segunda paciente COVID-19 positiva que ha salido de la unidad de cuidados intensivos de este centro, que el viernes dio el alta a una mujer de 82 años.

La UCI de Cabueñes, con capacidad para 27 pacientes, por el momento no ha superado los once, una tercera parte de los que atiende habitualmente. No obstante, si el número de ingresados críticos aumentase, tiene la posibilidad de ampliarse. Lo mismo sucede en las Urgencias. Según ha explicado la Consejería de Salud, está asistiendo a solo un tercio en comparación con la afluencia típica para esta época del año. Mientras, la hospitalización se ha mantenido estable desde el pasado 22 de marzo, fecha en que empezaron a ingresar en este centro sanitario diagnosticados con el nuevo coronavirus.

Seguir leyendo

Comentarios

La UCI del HUCA «da el alta» a uno de los suyos