Primer paso para un desconfinamiento a la medida de Asturias tras el 9 de mayo

El Principado constituye un grupo de once expertos. El Gobierno presentará un plan propio que deberá ser ratificado por el Gobierno. Cofiño destaca las «dos realidades» de la zona rural y el área central

Vista de la plaza del Carbayón, en el centro de Oviedo, junto al teatro Campoamor,
Vista de la plaza del Carbayón, en el centro de Oviedo, junto al teatro Campoamor,

El Gobierno de Asturias ya «trabaja con la vista puesta en el 9 de mayo», según destacó la portavoz Melania Álvarez, con un plan propio de desescalada del confinamiento, que tendrá que cumplir con criterios sanitarios y el visto bueno del Ejecutivo central, pero que se enfocará desde las peculiaridades propias del territorio. El Principado ya cuenta con un grupo de 11 expertos que desarrollarán los pormenores del plan, bajo la coordinación del vicepresidente Juan Cofiño, y que, según avanzó se desplegará con toda probabilidad de forma «asimétrica», teniendo en cuenta el impacto de la epidemia en distintas partes de Asturias y que es mucho más intensa en el área central que en las zonas rurales.

Tras el Consejo de Gobierno celebrado este jueves, Cofiño indicó que el grupo de trabajo se constituirá de manera formal mañana y aunque no avanzó nombres sí apuntó que estará formado por once personas. Que incluirá al director general de Salud Pública, Rafael Cofiño, dos expertos en materia económica, catedráticos de la Universidad de Oviedo, dos sociólogos, un investigador del CSIC, un psicólogo especializado en pandemias, epidemiólogos, un representante del Tercer Sector, de la economía social, y también mencionó que tendrá presencia en el grupo un experto del ámbito de la tercera edad.

El propósito del gobierno asturiano es cumplir los trabajos para presentar su propuesta al Ejecutivo Central, que debe dar el visto bueno definitivo, antes de que concluya «el tercer periodo del Estado de Alarma» y que su labor se prolongará durante los próximos 15 días.

Cofiño insistió en varias ocasiones en que el desconfinamiento asturiano será «asimétrico» y, de la misma manera en la que el presidente Pedro Sánchez avanzó que para desarrollarlo se tendrán en cuenta criterios sanitarios y no divisiones administrativas, en el Principado se guiarán por posiciones similares que no tendrían por qué coincidir con los concejos. Eso sí, el vicepresidente indicó que Asturias es una comunidad uniprovincial, que desarrollará su propio plan y aludió a que ya se estaría tomando en cuenta que hay varios municipios que tienen un incidencia muy leve o incluso nula.

«Sí podemos distinguir ya dos realidades, una es el mundo rural y otra es el área central donde está el grueso del problema», destacó Cofiño quien apuntó en todo caso un dato clave: el plan asturiano se llevará a cabo «si hay soporte científico y si es posible gestionarlo». Este último punto se refiere esencialmente a la organización del movimiento de tráfico, transporte y circulación de carreteras. En este sentido, según recogió EFE, la posibilidad de llevar a cabo la desescalada a diferentes ritmos en ambas zonas será estudiada aunque, inicialmente, la idea del Gobierno es plantear una salida homogénea para toda Asturias dado que sería necesario conocer también las posibilidades de gestionar ese proceso con diferencias entre los distintos territorios.

A comienzos de esta semana,  ninguna comarca ni ningún concejo asturiano concreto, pero el último informe del Servicio de Vigilancia Epidemiológica y de la Dirección General de Salud Pública puso de relieve que hay 18 concejos en los que no se ha registrado ningún caso de coronavirus. Algunos de ellos pueden agruparse en una sola gran comarca, especialmente en el Occidente.  Se trata de San Tirso de Abres, Taramundi, Santa Eulalia de Oscos, San Martín de Oscos, Villanueva de Oscos, Grandas de Salime, Pesoz, Illano y Villayón. Boal o Allande registran un únic caso cada uno.

Otro bloque de tres concejos fronterizos sin casos, más cerca del centro del Principado, lo forman Proaza, Santo Adriano y Yernes y Tameza. Pese a tener frontera con Grado, uno de los municipios más afectados, el nuevo coronavirus, por ahora, no ha penetrado en su territorio. Además, a su lado, otros concejos del denominado Valles del Osos tiene positivos testimoniales, con uno en Teverga y uno en Proaza.

Ya en el oriente, solo Peñamellera Baja está libre de casos. Pero, a su alrededor, hay ayuntamiento con solo uno, como son Ribadedeva, Peñamellera Alta o Cabrales. Las estribaciones y el corazón de los Picos de Europa, en el límite con Cantabria y con León, podrían ser otros candidatos para ensayar la ruptura progresiva del confinamiento.

Los otros cinco municipios sin casos están más aislados, rodeados de otras entidades locales en las que el coronavirus ha tenido una mayor incidencia. Se trata de Degaña, Soto del Barco, Sobrescobio, Caravia y Riosa. 

Cofiño destacó en todo momento que el plan que cuaje debe tener una gestión posible y también que el grupo de expertos continuará con sus trabajos de forma dinámica adecuando las propuestas para ir modelándolas al desarrollo de los acontecimientos.

Los representantes del Gobierno asturiano apelaron a la prudencia de la población a partir de este lunes cuando se permita que los niños puedan salir a la calle y la advirtieron que el regreso a la normalidad, o más bien «nueva normalidad» será gradual, se desplegará de forma asimétrica y que también podrá estar sujeto a cambios para tratar de evitar un rebrote de la epidemia.

Comentarios

Primer paso para un desconfinamiento a la medida de Asturias tras el 9 de mayo