La Asturias libre de coronavirus podría adelantar la desescalada como La Gomera o Formentera

Susana D. Machargo

ASTURIAS

La viceconsejera de Medio Ambiente y Cambio Climático, Nieves Roqueñí; el vicepresidente y consejero de Infraestructuras, Medio Ambiente y Cambio Climático, Juan Cofiño, y el director general de Movilidad y Conectividad, Jorge García.
La viceconsejera de Medio Ambiente y Cambio Climático, Nieves Roqueñí; el vicepresidente y consejero de Infraestructuras, Medio Ambiente y Cambio Climático, Juan Cofiño, y el director general de Movilidad y Conectividad, Jorge García.

El Principado reclama para las comarcas rurales el mismo tratamiento que las islas. El Gobierno elaborará protolocos cuidadanos con normativas para parques, playas y espacios públicos

30 abr 2020 . Actualizado a las 19:42 h.

El Gobierno del Principado solicitará para comarcas rurales asturianas libres de coronavirus el mismo plan de desescalada que se ha aprobado para islas como Formentera o La Gomera. La idea es que avancen al mismo ritmo desde el principio. Es decir, desde la fase cero que comienza el lunes. Esa es una de las prioridades en la que trabaja el comité de expertos creado por el Ejecutivo para trasladar al Estado las singularidades de la región. Ese comité también reclamará un tratamiento diferenciado para las zonas fronterizas con otras provincias, tal y como sucede con Lugo, Cantabria o León, ya que la estructura inicial no permite en ninguna circunstancia este tipo de movilidad. Al mismo tiempo, este equipo de trabajo comenzará a diseñar protocolos clave por sectores, para la vuelta a la normalidad, y también guías ciudadanas para el uso de espacios públicos como los parques o las playas.

Así lo ha anunciado el vicepresidente del Principado, Juan Cofiño, al término del comité de expertos. Cofiño ha insistido en que la coordinación y la lealtad son fundamentales pero también ha defendido la existencia de una «hoja de ruta asturiana» dentro del plan de desescalada nacional, entre otros motivos, porque así lo establece el propio plan, que ha calificado de «sensato y adecuado». Ha reclamado la colaboración de toda la ciudadanía y ha alertado de que el riesgo de rebrote es más que una lejana posibilidad. «Vamos a empezar a socializar pero el virus sigue ahí», ha insistido como parte de ese llamamiento a la responsabilidad. La prioridad, a día de hoy, «siguen siendo salvar vidas».

La hoja de ruta asturiana

Cofiño no ha prometido que la Asturias libre de coronavirus vaya a poder adelantar sus desescalada. Lo que sí se ha comprometido es que van a intentar llegar a tiempo. Van a presentar al Ministerio de Sanidad todos los datos epidemiológicos, del sistema sanitario y también del grado de aislamiento de esos territorios para intentar que tengan los mismos plazos que las islas. Intentarán que se sumen al mismo ritmo desde la fase cero, que comienza el lunes. Pero si el Principado no llega a tiempo, volverá a intentarlo en la siguiente etapa. Eso supondría que habría una «desescalada regional en dos velocidades», lo que requerirá un esfuerzo extra. Pero ha justificado la necesidad de que territorios tradicionalmente castigados por el aislamiento se vean ahora beneficiados por esa misma circunstancia.