Los sanitarios quieren tener voz propia en la reconstrucción de Asturias

Sindicatos de enfermería y de médicos piden a Barbón y al resto de partidos que cuenten con ellos

Un grupo de sanitarios de Urgencias del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA)
Un grupo de sanitarios de Urgencias del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA)

La organización sindical Cemsatse, que agrupa al sindicato de enfermería y al de médicos, ha pedido al presidente del Principado, Adrián Barbón, y al resto de partidos que alcancen pactos para la reconstrucción social y económica en Asturias y que se cuente con la participación de los profesionales sanitarios.

En un carta dirigida a Barbón y al resto de formaciones, Cemsatse pide compartir actuaciones y medidas que supondrían una mejora en la atención en el Servicio de Salud (Sespa) de forma que no se desaproveche la oportunidad de contar con el conocimiento y experiencia de médicos, enfermeras, titulados sanitarios superiores y fisioterapeutas.

Los sindicatos señalan que el apoyo constante y generalizado que se manifiesta hacia el conjunto del personal sanitario en el actual momento de crisis por parte de los responsables públicos y políticos se constate también a la hora de contar con las organizaciones que defienden sus intereses y derechos cuando se constituyan los grupos de trabajo relativos a sanidad.

Tanto enfermeros como médicos entienden que la actual crisis sanitaria ha agravado problemas que ya existían en el Sespa como la falta de suficientes profesionales o de recursos materiales y ha generado otros nuevos como la escasez de equipos de protección individual o de pruebas de detección del Covid-19 «a los que hay que dar una solución consensuada de cara a futuro».

Asimismo, inciden en la necesidad de que administraciones y profesionales trabajen desde la unidad y colaboración a todos los niveles al entender que era la única forma para poder afrontar las graves consecuencias de una crisis sanitaria de las características de la actual.

Comentarios

Los sanitarios quieren tener voz propia en la reconstrucción de Asturias