Estas son las singularidades de Asturias en el plan de desescalada

Junto al adelanto de fase para 13 concejos reclama trato singular para museos y balenarios, más zonas peatonales y apoyo a la hostelería en su reclamación sobre las terrazas

Proaza
Proaza

El Gobierno asturiano se encuentra entre las comunidades que han solicitado pasar a partir del próximo lunes, 11 de mayo, a la Fase 1 de la desescalada y ha ha enviado al Ejecutivo Central la petición expresa que espera, según indicó el vicepresdidente asturiano Juan Cofiño, tenga respuesta en un plazo de 48 horas.

Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno de este jueves, Cofiño avanzó que Asturias ha presentado una serie de peticiones singulares para la desescalada que, en todo caso, deben contar con el beneplácito de La Moncloa. La primera de ellas, ya conocida, es la de que se permita adelantar de fase, pasando a la 2, a los territorios de las comarcas de los Oscos-Eo-Navia (incluyendo los concejos de Santa Eulalia, Villanueva y San Martin, Taramundi, San Tirso de Abres, Grandas de Salime, Pesoz, Illano y Boal) y también los que forman los Valles del Oso (es decir, Teverga, Proaza, Santo Adriano y Quirós).

Los 13 concejos podrían adelantar su fase al 2, lo que les permitiría mucha mayor movilidad interna, incluso hasta trasladarse de concejo dentro de la propia comarca; pero siempre sin mantener contacto con el exterior (salvo los casos tasados por motivos de trabajo o de emergencia sanitaria). En este sentido, Cofiño recalcó que una de las características principales para que ambas comarcas puedan pasar de fase (además de tener núcleos de población de menos de 5.000 habitantes y muy dispersos) es que son fáciles de aislar. En ambos casos el acceso es por una única vía comarcal, con un tráfico muy reducido, y sería fácil de controlar el aislamiento.

Si el Gobierno central da su aprobación y Asturias en su conjunto pasa a la fase 1 el lunes, todavía no podrá haber traslados entre concejos, y es algo en lo que insistió Cofiño a respuestas de varios medios de comunicación. Sí señaló que se podrá utilizar el vehículo propio y que en el coche estará admitida «la unidad familiar» en función de la capacidad de coche.

Asturias ha pedido al Gobierno medidas más flexibles para la asistencia a museos y exposiciones ya que consideran que, en el caso de la comunidad, no deberían de poder producirse aglomeraciones y podrían realizarse visitas singulares. También ha solicitado un trato singular para los balnearios «porque tienen equipos médicos propios y son espacios seguros», de manera que pudieran adelantar su apertura respecto a otros modelos de negocio en la hostelería. Para los negocios de restauración, Asturias ha recogido la petición del sector de adaptar el sistema de franjas horarias para que la reapertura de las terrazas coincida con los horarios de comer y no siga los límites de edad fijados en la actualidad.

Las peticiones de Asturias, según destaca el Principado, ha sido acordadas con los agentes sociales y distintos sectores económicos, junto al grupo de 11 expertos que coordina Cofiño para el desarrollo de una hoja de ruta propia para la comunidad. Entre sus peticiones también está la de que se permitan pernoctaciones en hoteles cercanos para profesionales que trabajan en parques empresariales, según se ha demandado desde el sector.

El Principado le dio un pequeño tirón de orejas a los organismos y bancos que se ocupan de la gestión de los créditos ICO, tras recoger numerosas quejas sobre su funcionamiento por parte de los pequeños comercios y alertó de un exceso de «burocratización».

Entre las peticiones del sector de la hostelería asturiana se encuentra la de que la apertura de terrazas no dependa del aforo (un 30% en un primer momento y luego un 50%) sino de que se pueda respetar la distancia de seguridad entre las mesas. De tal manera que cada negocio puedan poner en su terrza tantas mesas como permita el espacio disponible si se respeta esa distancia. Cofiño consideró «razonable» esa petición del sector y la trasladará al Ejecutivo Central en el nombre de Asturias. El vicepresidente señaló en todo caso que en las proximas horas iniciarán una reunión con los ayuntamientos y la Federación Asturiana de Concejos para coordinar la posibilidad de que la hostelería pueda ampliar su espacio de terrazas y advirtió de que se trata de un asunto en el que se debe buscar un equilibrio respecto a la invasión de espacio público (puede mermar zonas peatonales o de aparcamiento) y además de cierta «complejidad jurídica».

Con las mismas entidades, con la FACC y los consistorios, el gobierno autonómico busca trabajar para adecuar vías que ahora están destinadas al tráfico a zonas peatonales y también la posibilidad, dentro de las capacidaces de cada concejo, de ampliar los carriles bus y bici.

Desde el Principado también se destacó que se había recogido la petición de las pymes de que se estudie una «flexibilidad» en la prórroga de los ERTEs para que puedan ir incluso más allá del periodo de Estado de Alarma y se usen de forma progresiva respecto a la capacidad de apertura de los negocios.

Por otra parte, dentro de las pautas de la hoja de ruta asturiana, está la de pedir a las grandes corporaciones de Asturias que permitan habilitar un sistema de turnos de trabajo de forma que se eviten en la medida de lo posible las aglomeraciones en las principales horas de rendimiento laboral. 

Respecto a la posibilidad de acceder a las playas en municipios costeros y a las piscinas en general, ya que el «verano está en ciernes», Cofiño destacó que se están buscando protocolos específicos que deben ser acordados con la Secretaría de Estado y siempre con el visto bueno de las autoridades sanitarias. «El virus sigue aquí, no se ha ido» recalcó el vicepresidente a la hora de anunciar que el Principado tiene previsto desplegar grandes campañas de llamada a extremar la precaución y la cautela ante los contagios.

Menú impreso en el mantel y adiós a las bandejas de pinchos: así será el chigre postepidemia

L. Ordóñez
Vista de una plaza del centro de Oviedo.
Vista de una plaza del centro de Oviedo.

El sector y el Ministerio de Salud fijarán este viernes las normas definitivas para la apertura

Muchas de las cosas que se daban por supuestas a la hora de entrar en un bar antes de que estallara la epidemia del coronavirus no volverán a verse. Al menos no durante un buen tiempo. El sector de la hostelería, tanto a nivel asturiano como en el ámbito nacional, trabaja desde hace días con el Instituto de Calidad Turística de España (el ICTE) y con la última palabra del Ministerio de Trabajar, en un protocolo para la reapertura por fases de los locales, siempre con la esperanza de que antes o después el virus llegue a ser contralado, o que se descubra una vacuna, y la situación vuelva a ser la de la antigua normalidad. Mientras tanto se prepara para una normalidad nueva en la que las medidas de protección serán extremadas y el distanciamiento será lo habitual. ¿Qué va a cambiar?

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Estas son las singularidades de Asturias en el plan de desescalada