Redacción

Los centros educativos asturianos reabren hoy sus puertas para que el equipo directivo, personal de limpieza y administrativo retomen sus trabajos para avanzar en la futura vuelta a las aulas de parte del alumnado. Ante la habitual imagen de un mes de mayo en las aulas, con gritos por los pasillos, nervios por los exámenes, ruidos de hojas de apuntes intercambiándose de cara a terminar el que es el último trimestre del curso, la realidad esta vez es bien distintaColegios e institutos se preparan para terminar un curso que, además de voluntario, lejos queda de lo habitual. La realidad de los edificios de los diferentes centros más parece la de un final de agosto, esperando la llegada de los alumnos tras su verano. 

El sonido de los patios de los colegios e institutos se resumen a breves movimientos de las plantas, y cantos de pájaros. Además, algún movimiento de mesas y apertura de cajas de material de seguridad y prevención rompen el silencio de todo el edificio. Una vuelta al curso que se abandonó hace unos meses por una pandemia mundial, con sabor al inicio de un curso completamente nuevo. En el IES Monte Naranco, en Oviedo, ya se han puesto manos a la obra para retomar las actividades. De momento, están organizando el material de prevención y seguridad por las diferentes zonas del instituto, a la espera de algunos materiales más. Como mucho tendrán que atender a 160 alumnos de los 690 que tienen matriculados así que, al menos, el espacio lo tienen asegurado

Geles, mascarillas, guantes, pantallas y mucho gel hidroalcohólico dan la bienvenida a la entrada del centro, además de en las diversas aulas. Durante la jornada de hoy, recibirán las mamparas de metracrilato, dirigidas a la atención al público, sobre todo para labores de orientación, como entrevistar a familias o valorar a algunos alumnos. Hoy eran cinco los profesionales que se encontraban en el centro ovetense, entre ellos, la directora, Alejandra González Pulido. «Lo más complicado es cómo diseñar el itinerario que van a seguir los alumnos dentro del centro, es decir, evitar que se crucen grupos por los pasillos, las escaleras, o el patio», explica González.

Los pasillos del centro no cuentan con una anchura superior a los dos metros de seguridad indicada por las autoridades. En cuanto a ese tiempo libre en los exteriores del centro, la directora asegura que buscarán modificar los horarios para evitar la aglomeración de todos los estudiantes en las zonas comunes. Actualmente, se encuentran a la espera de conocer cuál será el volumen de alumnos que volverán a las aulas, ya que es una acción voluntaria. «Nos llaman muchas familias preguntándonos por las medidas de seguridad que estamos llevando a cabo», asegura. 

Esta preocupación sanitaria de las familias de los alumnos se suma a la preocupación académica del estudiante de segundo de Bachillerato por conocer cómo sera la prueba EBAU, pero desde el centro aseguran que contarán con «todo el apoyo por parte del profesorado». Y es que las dudas también surgen desde la otra parte. Hay muchos docentes que se preguntan cómo compaginarán las clases presenciales con aquellas online a los alumnos que no acudan al centro. «todo el apoyo por nuestra parte, del profesorado», explica González Pulido. En torno a 55 alumnos del centro se encuentran cursando este último curso. Además, a estos se les suman cerca de 65 que se encuentran en cuarto de ESO y 40, en segundo de ciclos formativos, que podrían acudir al centro. 

A la espera de respuestas de la Consejería

La mayoría de preguntas que surgen y por las que suena el teléfono en el centro siguen sin encontrar la respuesta, ya que el instituto no cuenta con todas las respuestas. «Esperamos instrucciones de la Consejería de Educación para saber si los profesores volverán todos o no, y de qué manera». Además, también esperan indicaciones para saber cómo actuar ante la situación de aquellos docentes que se encuentran en población de riesgo, con patologías previas o que conviven con personas de alguno de estos sectores de la población. En el IES Monte Naranco, doce docentes tienen 60 o más años, seis sufren alguna patología que es considerada de riesgo, y además, han recibido varias dudas de personal que no tiene con quién dejar a sus pequeños o vive con ancianos. Las respuestas comenzarán a llegar la semana que viene con la incorporación de los alumnos.

Asturias aplaza la vuelta a las aulas a septiembre

s.d.m.
Labores de desinfección de un instituto de Gijón
Labores de desinfección de un instituto de Gijón

El Principado propone hacer una excepción con los alumnos de la EBAU y los que se gradúan en FP, pero solo si se avanza a la fase dos. Negociará la apertura de las escuelas de Infantil con los ayuntamientos

Asturias aplaza la vuelta a las clases hasta el curso que viene con dos únicas excepciones: los alumnos de segundo de Bachillerato que se presentan a la prueba de acceso a la Universidad (EBAU) y los del último curso de Formación Profesional (FP) que se gradúan. En todo caso, no será algo obligatorio sino voluntario y dependerá de la entrada en vigor de la fase dos del plan de desescalada.  Excepcionalmente, los centros también podrán ofrecer lecciones de refuerzo a estudiantes de cuarto de Secundaria, que también se gradúan este año. Por lo que respecta a las escuelas de Infantil, es decir de 0 a 3 años, la Administración educativa se reunirá con la comisión de la Federación Asturiana de Concejos (FACC) para adoptar una decisión. Esta etapa no es obligatoria. Así lo ha explicado la consejera de Educación, Carmen Suárez, al término de la reunión del consejo interterritorial mantenido por los responsables educativos de todas las comunidades autónomas con la ministra Isabel Celaá.

Seguir leyendo

Comentarios

La vuelta a las aulas en mayo: itinerarios en pasillos de dos metros, pantallas y mucho hidrogel