Salud reabre los centros de salud de zonas turísticas agrupados al inicio de la epidemia

El resto de los equipamientos comenzarán a asumir actividad programada, como las curas o los tratamientos anticoagulación

El consejero de Salud, Pablo Fernández, en una reunión telemática
El consejero de Salud, Pablo Fernández, en una reunión telemática

El consejero de Salud, Pablo Fernández Muñiz, ha anunciado que los consultorios y los centros de salud de zonas turísticas que fueron reagrupados para poder hacer frente a la pandemia del coronavirus, a principios del mes de marzo, se reabrirán en junio. En el resto de los equipamientos afectados, que no están ubicados en zonas con una elevada presión vacacional, «se realizará una apertura parcial para la actividad programada», para realizar determinadas tareas asistenciales, como por ejemplo los tratamientos de anticoagulación, las curas, las extracciones de sangre y la atención domiciliaria.

Salud ya había anunciado su intención de ir recuperando la actividad sanitaria de manera paulatina, una vez que el pico de la epidemia hace semanas que quedó atrás y que, por el momento, no se han producido rebrotes del COVID-19. La gerente del Servicio de Salud del Principado (Sespa), Concepción Saavedra, ya había anunciado un plan para la normalización progresiva de la Atención Especializada. De hecho, ya se está llevando a cabo. Con este anuncio de Fernández Muñiz, también se da un paso más en la Atención Primaria. 

El consejero ha celebrado una videoconferencia con el grupo de trabajo constituido en la Junta General para el seguimiento y evaluación del coronavirus en Asturias. Durante la sesión, ha señalado que Asturias es, por detrás de Melilla, la segunda comunidad autónoma del país que menos incidencia acumulada de la COVID-19 ha registrado en las últimas dos semanas y ha cifrado la tasa en 2,25 casos por cada 100.000 habitantes, frente a los 14,59 de la media nacional.

Todos con mascarillas, un alud de pruebas y consultas telemáticas: así volverá a la normalidad de la sanidad asturiana

Susana D. Machargo
Vista de la zona exterior de Consultas Externas del Hospital Central de Asturias (HUCA)
Vista de la zona exterior de Consultas Externas del Hospital Central de Asturias (HUCA)

El plan que negocia el Sespa comienza con las operaciones que no requieren de ingresos. Las parturientas con COVID-19 deberán dar a luz con mascarilla y serán atendidas por profesionales con epis

Algunos de los cambios del sistema sanitario asturiano, obligados por la epidemia del nuevo coronavirus, parecen haber llegado para quedarse. El Servicio de Salud del Principado (Sespa) prepara la fase de transición de la pandemia con un plan que está negociando con los sindicatos. En el borrador que les ha entregado marca cuál es el camino que quiere seguir. En esta primera etapa se mantendrán los dos circuitos independientes que se han creado durante la crisis: por un lado, los que presentan síntomas respiratorios y por el otro, todos los demás. Las mascarillas y los sistemas barrera de protección serán de uso general para profesionales y pacientes. Las consultas telemáticas se alternarán con las presenciales en los centros de salud. El reto está en conseguir que no se produzcan masificaciones, así que se reducirá la burocracia para renovar las bajas por enfermedad y la receta electrónica. Se generalizarán las pruebas, tanto las PCR como los test de anticuerpos. Se realizarán a las parturientas, a los asturianos que se sometan a una prueba diagnóstica y a los que ingresen para una intervención. El ritmo de operaciones, ahora circunscrito a las urgencias y a los casos inaplazables, se intensificará, empezando por todas aquellas cirugías que no necesiten de ingresos. La vuelta al programa de humanización recuperará también los acompañamientos. Su idea es mantener esa fase intermedia, al menos, hasta enero de 2021.

Seguir leyendo

Comentarios

Salud reabre los centros de salud de zonas turísticas agrupados al inicio de la epidemia