Asturias no pujará por la gestión del ingreso mínimo pero saca pecho por la cobertura del Salario Social

ASTURIAS

Pilar Canicoba

La consejera de Derechos Sociales evita entrar en la guerra territorial y recuerda que la prestación asturiana llega al 4% de la población del Principado

03 jun 2020 . Actualizado a las 19:37 h.

Aprobado ya el proyecto del ingreso mínimo vital, con incluso el PP anunciando su respaldo parlamentario, la polémica política ha derivado en las diferencias sobre su gestión que se darán las distintas comunidades autónomas. Las forales, País Vasco y Navarra, se encargarán de la coordinación en sus propios territorios mientras que el resto, a la espera de que se desarrollen convenios anunciados por el Ministerio de Inclusión Social, deberán esperar a una gestión, por el momento, controlada por el Ejecutivo central. Y no todo el mundo se lo ha tomado bien, Galicia o Andalucía han reclamado una transferencia de la gestión de los fondos y, en la discusión, las últimas valoraciones del ministro poniendo en duda la capacidad de muchas autonomías para hacerlo vistos lo precedentes de sus prestaciones regionales, han contribuido a caldear aún más el ambiente.

«Tenemos que ser lo más eficaces posible para llegar a los hogares que necesitan prestación. Y las comunidades han demostrado no serlo salvo País Vasco y Navarra», afirmó el ministro José Luis Escrivá en una entrevista concedida a la cadena COPE en la que además añadió que las diferencias de las prestaciones autonómicas habían conllevado un aumento de la desigualdad entre territorios y que la gestión de la hacienda propia de las comunidades forales les hacía más sencillo realizar el «contraste de renta y patrimonio de los solicitantes».

Asturias no pujará con hacerse con la gestión del ingreso mínimo todo ello a pesar de que, y con diferencia, la cobertura de su Salario Social es la más amplia de todas las comunidades del régimen común. La consejera de Derechos Sociales, Melania Álvarez, señaló que «el Ministerio ha sido sensible a nuestra reivindicación de evitar añadir 'vulnerabilidad burocrática' a las personas beneficiarias del Salario Social porque para el Gobierno de Asturias el objetivo es optimizar los recursos destinados a la gestión y avanzar en eficiencia y eficacia, de tal manera que la prime la agilidad en la respuesta a las necesidades de apoyo social a la ciudadanía».