Asturias se rearma para convivir con el coronavirus: Así cambiará el sistema público de salud

La Atención Primaria jugará un papel fundamental para evitar rebrotes. Salud comenzará a reabrir centros de salud a partir del 21 de junio

Los militares que filtran las llegadas a urgencias del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) se unen a los sanitarios que a las puertas del centro agradecieron el apoyo de los ciudadanos Oviedo por la crisis del coronavirus
Los militares que filtran las llegadas a urgencias del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) se unen a los sanitarios que a las puertas del centro agradecieron el apoyo de los ciudadanos Oviedo por la crisis del coronavirus

Oviedo

El coronavirus sigue ahí fuera y no es el momento de relajarse. El consejero de Salud del Principado, Pablo Fernández, repite la frase como un mantra porque no quiere que nadie se confíe. Paralelamente a esta llamada a la prudencia, y debido a que los datos evidencian que la evolución de la pandemia es favorable, el Gobierno autonómico ya trabaja en intentar recuperar una cierta normalidad en la atención sanitaria. Además de recuperar la realización de pruebas y operaciones en los hospitales -hasta ahora solo se hacían las más urgentes- las líneas maestras del Principado pasan por potenciar la Atención Primaria, para lo que tiene pensado reabrir algunos centros de salud en las próximas semanas. Además, su intención es que algunas de las medidas adoptadas para hacer frente a la Covid-19, como la telemedicina, ganen cada vez más protagonismo.

Pablo Fernández y Concepción Saavedra, gerente del SESPA, han desgranado los planes del Principado  en un encuentro digital con militantes de la Federación Socialista Asturiana (FSA). Los dos dirigentes han reconocido el papel fundamental que ha jugado la Atención Primaria en la contención de la enfermedad y han coincidido en señalar que volverá a ser clave para controlar nuevos rebrotes. Mientras tanto, la intención es que se recupere poco a poco la normalidad.

Dos circuitos abiertos

Saavedra ha recordado que una de las primeras medidas que se adoptaron fue la reagrupación de centros de salud para poder acondicionar zonas de triaje y derivar a los pacientes a uno de los dos circuitos que se habilitaron (el especial para casos de coronavirus y el tradicional). Y esto seguirá siendo así. El objetivo irrenunciable es «que se siga garantizando la seguridad», tanto de profesionales como de usuarios, pero la intención del Principado, según Saavedra, es la reapertura de centros de salud para atender otro tipo de patologías. Por un lado, reabrirán los situados en zonas turísticas «para evitar la saturación» de los que están en funcionamiento. Por otro, se reabrirán centros para «actividades programadas», entre las que se encuentra, por ejemplo, el sintrón, extracciones, recetas, curas…

Atención comunitaria

El consejero ha destacado que la prevención es una de las armas más efectivas en la lucha contra cualquier tipo de enfermedad, de ahí su intención de impulsar campañas encaminadas a promover los hábitos saludables y a trabajar con, por ejemplo, «los negocios de la zona o los centros educativos». «Reforzar esa atención comunitaria, que es algo que ya teníamos previsto, nos va a dar poder de prevención», ha explicado el consejero.

Nuevas tecnologías

Una de las principales conclusiones del encuentro es que la teleasistencia ha llegado para quedarse. Entre sus ventajas, Fernández ha señalado que «posibilita atender a personas que no necesiten desplazarse» y evita la saturación del sistema. Además de para atender pacientes, la intención del Principado también es que la usen los profesionales, ya que «pueden hacerse consultas entre Atención Primaria y hospitales o entre hospitales. Es una forma de tener los recursos más centralizados».

Concepción Saavedra ha profundizado en este aspecto y ha detallado que «hasta ahora era atención telefónica, pero va a empezar a ser con videollamadas». Aunque ha dejado claro que no se puede sustituir a la atención presencial, esta nueva modalidad tiene sus ventajas. «Sirve para pacientes crónicos, para la toma de constantes, para resolver dudas sobre medicación, sobre sintomatologías que han surgido...». También ha asegurado que puede ser útil en especialidades como la oftalmología y la dermatología.

Potenciar la figura del enfermero

Otro de los planes que ha avanzado el consejero es el de reforzar las instituciones de mayores con «la potenciación de la figura del enfermero».

Coordinación con los segmentos de población vulnerables

En la misma línea de la prevención, la intención del Principado es potenciar la coordinación con la parte vulnerable -enfermos crónicos y personas mayores- con los que se quiere trabajar a través de la Atención Primaria. El objetivo es detectar la enfermedad antes de que se agudicen los síntomas.

Detección de rebrotes del coronavirus

El objetivo es recuperar la normalidad, pero el Principado es consciente de que todavía no se ha vencido al coronavirus y que hay que estar preparados para lo que pueda pasar. Una de las principales obsesiones de las autoridades sanitarias es detectar pronto los posibles rebrotes para evitar su expansión. Para conseguirlo, Pablo Fernández ha explicado que la consejería ha reforzado el sistema de vigilancia epidemiológica al pasar de 5 personas antes de la crisis sanitaria a las 58 actuales.  

Uso de aplicaciones móviles para el rastreo de casos

Es una opción de la que se habló en su momento pero que ha perdido fuerza con el paso del tiempo. La técnica se ha usado en países como Corea del Sur, pero Pablo Fernández ha señalado que «es un tema que plantea problemas porque en Europa el reglamento es muy estricto en cuanto a la protección de la privacidad de las personas y de los datos personales, especialmente los de mayor protección, que son los de salud».

El consejero ha afirmado que se trata de una opción «interesante», pero ha dejado claro que «no se puede hacer de cualquier manera». Eso sí, ha reconocido que ya se están utilizando datos de forma anónima en asuntos como la movilidad que aportan información relevante al Ministerio.

Duplicar camas de UCI

Para luchar contra la Covid-19, el Principado ha ido adaptando sus necesidades y llegó a pasar de las 94 camas de UCI que tenía a 204. A medida que ha ido controlando la enfermedad, el número se ha ido reduciendo, pero según Saavedra existe un plan para conseguir tener «capacidad de adaptación y conseguir en 5 días volver a la situación que teníamos con la pandemia». «Estamos preparados para dar respuesta una situación similar», ha aseverado.

Además, el consejero ha afirmado que el Principado mantendrá abierto el hospital levantado en el recinto Luis Adaro porque, aunque no se está usando, puede resultar útil en un hipotético rebrote.

Comentarios

Asturias se rearma para convivir con el coronavirus: Así cambiará el sistema público de salud