De cómo el «efecto Revilla» frenó la apertura a la circulación en el norte

ASTURIAS

El rebrote en dos hospitales vascos y las diferencias sobre anticipar el fin del Estado de Alarma frenaron la circulación en la cornisa, limitada ya a territorios limítrofes

12 jun 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

La visión más optimista para la reapertura de fronteras entre las comunidades del norte de la cornisa cantánbrica, lanzada a finales de mayo por el presidente asturiano Adrián Barbón, y que se extendía desde Galicia a Navarra pasando por el Principado, Cantabria y País Vasco, fue menguando a lo largo de las semanas, primero con una limitación sólo para los territorios limítrofes y, finalmente, en la víspera de que se hiciera la solicitud oficial para permitir la circulación, con una interrupción brusca en la que tuvieron su peso las diferencias entre loos gobiernos autonómicos sobre el grado de desescalada, pero sobre todo, por el rebrote de dos hospitales vascos: el de Basurto en Bilbao y Txagorritxu de Vitoria que hicieron caer como una fila de fichas de dominó las propuestas de las comunidades.

En todo ello tuvo que ver, y mucho, la ubicación de cada una de las comunidades y la situación de las dos centrales, Asturias y Cantabria, supuso un límite ineludible a los extremos. Si no no hay apertura a Asturias, Galicia no puede comunicar con nadie más, si no la hay en Cantabria, tampoco puede hacerlo Euskadi. Tras el término de la última conferencia de presidentes celebrada el pasado domingo, la mayoría de los dirigentes parecía tener clara la apuesta por la repartura, aunque con matices. El lehendakari Íñigo Urkullu acariciaba la idea de permitir la circulación desde el próximo lunes a Cantabria y a Navarra. El paso al oeste era singularmente atractivo para las dos comunidades; el presidente cántabro Miguel Ángel Revilla no se refirió en este proceso tanto a Asturias como al País Vasco, fundamental según sus propias palabras, para «salvar el veraneo» de su territorio. El área fronteriza con Bilbao, desde Castro Urdiales, no es sólo una zona principal de segundas residencias para muchos vascos, el flujo laboral entre ambas comarcas también es muy intenso.

Pero las noticias de mediados de semana comenzaron a oscurecer los pronósticos. Este jueves dos rebrotes en los hospitales de Basurto en Bilbao y Txagorritxu de Vitoria dejaban un saldo de tres muertos y 36 nuevos contagios. Por la mañana, Revilla comparecía para explicar que los informes de su consejería de Sanidad desconsejaban la apertura de la circulación con el País Vasco. De rebote caía también la apertura con Asturias.