ANPE denuncia un intento de maquillar el fracaso escolar con un nuevo certificado en la ESO

La Voz

ASTURIAS

Gumersindo Rodríguez, presidente de ANPE
Gumersindo Rodríguez, presidente de ANPE

La medida genera polémica en el último pleno del Consejo Escolar del Principado

15 jun 2020 . Actualizado a las 20:41 h.

En teoría, iba a ser un punto casi de trámite en el que se iban a analizar los últimos datos sobre fracaso escolar en Asturias. El Consejo Escolar del Principado respondía así a una petición formulada por el Consejo Escolar del Estado, en la que reclamaba estas cifras. El asunto había quedado pendiente y en la reanudación de la actividad, con Ramón Álvarez Bello estrenándose como presidente, se iba a solventar. Sin embargo, precisamente las palabras de Bello provocaron una tormenta. ANPE denuncia que el nuevo presidente reflexionó sobre la oportunidad de eliminar la titulación de Secundaria y modificarla por una mera certificación de competencias del alumno, independientemente de sus notas. Esto supone que todos los estudiantes podrían acabar con su certificado aún sin haber alcanzado el nivel exigido. El sindicato asegura que nada de esto se ha votado ni tampoco sometido a debate, por lo que aclara que no se puede interpretar que el consejo escolar asturiano está de acuerdo con esa posición que podría tratar de impulsarse a nivel nacional.  

«El informe no fue sometido a debate, votación ni consenso alguno. El presidente del Consejo Escolar de Asturias reflexionó sobre la oportunidad de eliminar el título que se expide al terminar cuarto de la ESO por una mera certificación de competencias del alumno, con el objeto de "reducir las elevadas tasas de fracaso y abandono escolar en España», explica el presidente de ANPE, Gumersindo Rodríguez, que manifestó su rotunda disconformidad con este cambio. 

Aunque durante la reunión no se citó de manera expresa, Rodríguez teme que la intención del Consejo Escolar del Estado sea recabar todos los balances autonómicos de fracaso escolar para, posteriormente, reclamar la puesta en marcha de esa certificación para el alumnado que no consiga aprobar, lo que serviría como mecanismo para maquillar o esconder los suspensos y a los repetidores. «Para ANPE la eliminación del título de graduado de la ESO supone una devaluación de la calidad de la enseñanza y, además, suprime la capacidad para acceder al mercado de trabajo con un título habilitante o bien, en su caso, la posibilidad de acceder a estudios superiores», argumenta.