Los «tapados» del coronavirus en Asturias

Susana D. Machargo

ASTURIAS

Técnicos sanitarios del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), trabajan en el interior de la cabina de seguridad del laboratorio de virología de este centro de referencia del Principado
Técnicos sanitarios del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), trabajan en el interior de la cabina de seguridad del laboratorio de virología de este centro de referencia del Principado J.L. Cereijido

Un grupo de pacientes da resultados negativos en las PCR pero luego desarrolla anticuerpos. Epidemiología reconoce que pueden ser transmisores. Un informe revela todas las etapas del COVID en la región y cómo al principio se comportó de manera más virulenta

03 jul 2020 . Actualizado a las 15:17 h.

Hay un grupo de pacientes con todos los síntomas de haber sido infectados por el nuevo coronavirus que dan negativo una, dos y hasta tres veces en la prueba PCR, la más fiable de las que se realizan en estos momentos en el mundo y en la que el Laboratorio de Virología del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) es un referente. Lo curioso es que después esos mismos pacientes dan positivo en las pruebas serológicas, es decir, su organismo ha desarrollado anticuerpos, algo que sucede si han superado el COVID-19. Estos son los enfermos que ahora mismo más preocupan al Servicio de Vigilancia Epidemiológica del Principado, ya que pueden ser transmisores de la enfermedad. El director del observatorio de la Salud, Mario Margolles, explica que este tipo de perfiles fueron especialmente peligrosos en el mes de marzo, cuando todavía no se habían desarrollado las pruebas serológicas y eran incapaces de determinar si esos sospechosos eran o no positivos. Calculan que eso pudo suceder en un 3% de los casos. A día de hoy sí que se realizan pruebas en sangre que determinan la carga viral, lo que supone un alivio. Las medidas de aislamiento en los casos sospechosos son fundamentales en estos perfiles. No obstante, los expertos reconocen que todavía queda mucho por saber de ese nuevo coronavirus.

Esta es una sombra compartida en todo el mundo que no parece enturbiar la capacidad diagnóstica regional. «Asturias es ejemplo brillante», califica el propio Margolles. Explica que el número de pruebas realizadas, en proporción, implica que han realizado el test a uno de cada cinco asturianos. «En estos momentos, solo nos supera Dinamarca. Alemania y España hicieron la mitad. La media de la Unión Europea es un tercio», comenta. El 59% de los análisis, además, son por PCR, el más valido porque es el que sirve para detectar si la persona estaba enferma o no y si tenía capacidad de contagiar. También están los test serológicos que, ahora, son los más relevantes, porque son los que revelan si una persona porta el virus y si estuvo afectada en algún momento. Esto es importante de cara al otoño y a una segunda posible oleada.

Estos fueron algunos de los temas que se abordaron en la presentación del informe del coronavirus en Asturias, a fecha 1 de julio de 2020, con todos los datos recogidos desde hace más de cuatro meses, y cuyo primer firmante es precisamente Margolles, que ha estado acompañado del director general de Salud Pública, Rafael Cofiño. El responsable de Salud Pública considera que en todo este tiempo se «han cumplido los objetivos de contener los datos de incidencia, facilitar la asistencia sanitaria y proteger a los más vulnerables». Reconoce que el hecho de que no se haya detectado ni un positivo desde el pasado 11 de junio es algo «alentador». Pero ha sido cauto. «Quedan semanas críticas de mucho trabajo y esfuerzo. No queremos ser triunfalistas», ha precisado.