Asturias, la región más sana de los Urales al Atlántico

ASTURIAS

The Economist

El diario The Economist publica una comparación de la incidencia de la enfermedad en regiones europeas en la que el Principado aparece con los datos más positivos del continente

07 jul 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El último balance la Consejería de Salud sobre el impacto de la pandemia en Asturias, el correspondiente a los datos de las últimas 24 horas antes del lunes, dejaba el poso amargo de una nueva muerte por causa del Covid-19 en el Principado y, sin embargo, venía a ratificar las cifras enormemente positivas de hospitalizaciones, sólo cuatro pacientes permanecen en cuidados intensivos, y sobre todo de ausencia de contagios. Asturias llegó a esta semana cumpliendo 25 días consecutivos sin que se registrara ni un solo positivo por coronavirus confirmado por PCR. Se trata de un caso excepcional incluso cuando en el ámbito europeo se detalla al nivel de las regiones y así se ha hecho eco el diario The Economist que publicó un estudio comparativo, con un mapa interactivo, sobre los picos de contagios en los diferentes estados y regiones europeas en los últimos siete días. Sólo Córcega, la región holandesa de Drenthe y Asturias aparecen en blanco, sin que se haya podido contabilizar ningún contagio. Por una vez, aparecer el último en la lista es además señal de buen hacer, en el ránking de regiones europeas que incluye el artículo del diario económico, Asturias ocupa el puesto más bajo con la menor incidencia de la enfermedad en el continente.

El diario destaca que en el artículo se han tomado en cuenta datos sobre casos y muertes de covid-19 en 39 países y 173 áreas subdivisiones regionales que ofrecen este tipo de estadísticas. En el balance se toma en cuenta el número total de muertes por cada 100,000 en la población, además de las tasas de infección y mortalidad durante los últimos siete días «para dar una mejor idea de si el virus es más activo».

Dado que los contagios se muestran en forma de pico, el mapa presenta una orografía extraña, con una Suecia muy montañosa ya que se trata del país que decidió no apostar por ninguna medida de confinamiento para mantener abierta su economía así que los contagios han sido muy altos. En las últimas semanas aparecen también con grandes picos Luxemburgo, los Balcanes, Suiza y en el entorno más cercano Aragón y Lisboa.

«Hasta que haya una vacuna disponible, los países deberán permanecer atentos para controlar el virus. Los brotes localizados son inevitables: en junio, por ejemplo, las infecciones se propagan en las plantas procesadoras de carne en Gran Bretaña, Francia, Alemania y España. Leicester, una ciudad británica de alrededor de 330,000 habitantes, fue puesta bajo el primer confinamiento local del país el 30 de junio», detalla The Economist.

La tercera oleada del estudio de seroprevalencia realizado por el Ministerio de Sanidad, señala que la enfermedad solo ha afectado al 1,9% de la población del Principado. Son tres décimas más que en la segunda parte del estudio y una menos que en la primera. Los datos también ratifican que alcanzar la inmudidad de rebaño en la región -como en el resto de España, donde el porcentaje de afectados se eleva hasta el 5,2%- es una utopía. En esta última oleada han participado en la encuesta en Asturias 1.703 personas, prácticamente las mismas que en la segunda (1.712). Por comunidades, solo hay dos en las que la incidencia ha sido menor que en el Principado: Baleares (1,4%), Murcia (1,6%). 

En las últimas horas ha aumentado la preocupación en Asturias por la incidencia del rebrote en la comarca de A Mariña, en la provincia de Lugo, donde 14 concejos se han cerrado durante cinco días por un incremento de nuevos contagios. Se trata de una zona en la misma frontera con Asturias por lo que los municipios del occidente han llamado a extremar las precauciones.

Técnicos sanitarios del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), trabajan en el interior de la cabina de seguridad del laboratorio de virología de este centro de referencia del Principado

Así consiguió Asturias ser un territorio libre de coronavirus

Susana D. Machargo

«No todo se ha debido al aislamiento porque ha habido otras zonas geográficas similares en nuestro país con más casos». El que habla es Rafael Cofiño, director de Salud Pública del Principado, intentando describir por qué Asturias es, en estos momentos, un territorio libre de coronavirus, después de más de tres semanas sin un solo positivo. Recalca esa circunstancia temporal, el «en estos momentos», porque reconoce que el Gobierno asturiano trabaja sobre la hipótesis previsible de un rebrote y de una segunda oleada en otoño. De hecho, esta semana ha saltado la alarma con el caso de una asturiana que reside en Ribadeo pero que tiene su tarjeta sanitaria en Asturias. Así que cuando habla de las claves para entender cómo la región ha puesto contra las cuerdas al coronavirus, cita razones geográficas, la anticipación en la toma de decisiones, la vigilancia epidemiológica estrecha, la buena labor asistencial y el meritorio comportamiento ciudadano.

Seguir leyendo