Plante ante el inicio de curso: el IES de Lugones denuncia que es inviable

El Instituto afirma que es imposible garantizar la distancia entre alumnos, critica la falta de información, de personal de limpieza y la inhibición de la Consejería

Instituto Astures de Lugones
Instituto Astures de Lugones

La Consejería de Educación acaba de publicar en el BOPA las líneas que van a guiar el nuevo curso escolar, condicionado por la pandemia del coronavirus. Y ya se escuchan las voces de protesta de los centros educativos, que alertan de que las ordenanzas de la consejería, son inviables. El primero en hacerlo público ha sido el IES Astures de Lugones, que ha denunciado que el volumen de alumnado en el centro, alrededor de 750 estudiantes, hace imposible poder garantizar la distancia de 1,5 metros aconsejada y ha criticado la falta de información aportada por el Gobierno regional y su inhibición: «Toda la responsabilidad recae sobre el director».  

La falta de espacios puede ser una constante en el rosario de quejas de los centros. En el caso de Lugones,  si se quisieran  seguir las recomendaciones de Educación,  las aulas más grandes del centro, un total de 12, tendrían una capacidad máxima de 15 alumnos, lo que supone no poder acoger a casi la mitad del alumnado. En el resto de las aulas si se quisiera mantener la distancia de 1,5 metros, solo tendrían una capacidad para un máximo de 10 alumnos.

El director del centro, Mario Prendes, afirma que la distancia va a tener que reducirse a un metro, lo que permtiría acoger a unos 25 alumnos, ¿Qué implica? Eliminar las medidas de atención a la diversidad con las que contaba el IES. El equipo directivo ha planteado a Ángel García, el alcalde de Siero, la posibIlidad de cesión de algún espacio municipal. Justo enfrente del IES, el ayuntamiento ha inaugurado un espacioso centro polivalente con numerosas zonas libres. El alcalde ha contestado que es la Consejería quien debe dar respuesta al centro.

La disposición arquitectónica del IES tampoco acompaña, con pasillos estrechos que dificultan la organización de entradas y salidas. Se ha decidido aumentar la franja horaria de apertura del centro a las 8 para que pueda realizarse de forma escalonada, pero en los recreos y en las salidas la situación puede ser muy compleja.  De hecho, el director ha lanzado un SOS y ha pedido públicamente asesoramiento de algún profesional técnico de riesgos sociolaborales. El centro se planteó dar clases de tarde, pero una parte del profesorado se negó.

La negativa de la Consejería a escalonar los horarios de los buses ha impedido también otra propuesta de organizar la entrada de los alumnos de 1º y 2º de la ESO. La solución parecía sencilla: no se demandaba más transporte, sino que un autobús llegase a primera hora y otro a segunda y que realizase la ruta completa. La Consejería ha dado la callada por respuesta, afirma el director, Mario Prendes.

El IES Astures también afirma desconocer las directrices sobre el uso de instalaciones como el polideportivo. En el curso pasado usaban el espacio dos grupos simultáneamente, algo ahora inviable. Al no tener otro espacio cubierto, el departamento se vería obligado a desarrollar muchas de sus clases, eminentemente prácticas, en el aula. Prendes también pone el foco en la falta de información sobre laboratorios, talleres de tecnologías o aulas de informática. Ni siquiera saben si la cafetería va a estar abierta, algo que desaconsejan.

Y la limpieza

Prendes solicita que se revise la plantilla de limpieza, en la actualidad con tres trabajadores,  para garantizar un mínimo protocolo de desinfección de los espacios. «En conclusión este equipo directivo no puede cumplir los protocolos  sanitarios y se siguen incidiendo en que toda la responsabilidad recae sobre la figura del director, sin respaldo alguno de la Administración».

Menos horas en el aula, sin extraescolares y con grupos burbuja: así será el próximo curso escolar en Asturias

Luis Fernández
Alumnos del IES Jovellanos de Gijón a su llegada a las aulas
Alumnos del IES Jovellanos de Gijón a su llegada a las aulas

El BOPA detalla la normativa que regulará la vuelta a las aulas para cada etapa educativa. El Principado baraja tres escenarios posibles, con la suspensión de las clases en caso de confinamiento como última opción

La crisis provocada por el coronavirus ha dejado unas cuentas lecciones a la sociedad española. Una de las más importantes es que no pueden hacerse planes a largo plazo, que la enfermedad evoluciona a gran velocidad y que las normas que ayer valían hoy ya están desfasadas. Pero la gestión de la pandemia exige planificación y, por ello, las diferentes comunidades autónomas han ido presentando sus estrategias para afrontar el inicio del próximo curso escolar. El Principado ya había dado a conocer las líneas maestras de su plan y ahora los detalles han sido publicados en el Boletín Oficial del Principado de Asturias (BOPA). Entre las medidas más llamativas están la apuesta por las clases presenciales, el recorte de horas en el aula para los alumnos de más edad (se dedicará ese tiempo a formación online), la cancelación de las actividades extraescolares o la creación de grupos estables -también llamados burbuja- para minimizar riesgos. Todas estas novedades son para el caso de que se mantenga la situación de nueva normalidad, pero el Ejecutivo autonómico baraja la opción de un agravamiento, situación en la que debería modificarse la normativa. En caso de un nuevo confinamiento, volverían a suspenderse las clases.

Seguir leyendo

Comentarios

Plante ante el inicio de curso: el IES de Lugones denuncia que es inviable