Salud refuerza la plantilla de vigilantes del coronavirus con 20 rastreadores más de una vez

Luis Fernández / Susana D. Machargo

ASTURIAS

Pruebas PCR en el HUCA
Pruebas PCR en el HUCA

La plantilla contará con 94 efectivos a partir de la próxima semana

08 ago 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El Gobierno del Principado ya había anunciado que adaptaría el equipo de vigilantes del coronavirus a las necesidades de cada momento y que iría incorporando a más rastreadores de contactos estrechos cuando fuera necesaria. Así lo ha ido haciendo. De los 29 iniciales ha pasado a los 74 que están activos en la actualidad. Pero la próxima semana dará un salto cualitativo con la incorporación de, al menos, 20 más. La plantilla rozará ya el centenar de efectivos, después de la proliferación de brotes registrados durante los últimos días. A última hora, permanecían activos once, con algo menos de 200 positivos.

El consejero de Salud, Pablo Fernández Muñiz, ha adelantado su intención de reforzar el equipo de rastreadores. Ha explicado que el sistema implantado en el Principado está anclado en la red de Atención Primaria, además de en los servicios de Prevención de Riesgos Laboral y en los profesionales de los centros sociosanitarios. Pero, además, para la función exclusiva de vigilancia, Asturias cuenta con 74 trabajadores: 52 médicos, 2 enfermeras y 20 trabajadores sociales. La próxima semana se incorporarán, un mínimo, de 20 nuevos trabajadores sociales. Esta cifra se ampliará en función del desarrollo de la incidencia del coronavirus y la aparición de nuevos brotes. Fernández Muñiz ha añadido que en próximas semana también incorporarán más más médicos.

Este equipo de vigilantes es el que se encarga de trazar los contactos estrechos de los que han sido confirmados como positivos. Entrevistan a los diagnosticados mediante PCR, les entrevistas, identifican a las personas con las que han estado en contacto, a los que, su vez, llaman. Les hacen seguimiento para conocer su estado y les reclaman que guarden el correspondiente aislamiento. La Administración asturiana señala que toda esta tarea es fundamental para poder controlar los focos y evitar su crecimiento incontrolado.