Sangre y carbón en el calendario, un cuarto de siglo de la tragedia del pozo Nicolasa

carmen liedo REDACCIÓN

ASTURIAS

Funeral de varios de los mineros fallecidos en el accidente del Pozo Nicolasa. Mieres. Asturias 1995
Funeral de varios de los mineros fallecidos en el accidente del Pozo Nicolasa. Mieres. Asturias 1995 Eduardo Urdangaray y Ramón Jiménez

Una gran explosión de grisú se llevó la vida de 14 mineros la madrugada del 31 de agosto de 1995, paradójicamente, en la única explotación de carbón hoy en activo. La pandemia de la COVID-19 hace posponer el homenaje oficial

31 ago 2020 . Actualizado a las 11:16 h.

El 31 de agosto es una fecha marcada a sangre y carbón en las comarcas mineras asturianas, especialmente en el concejo de Mieres. Los que han sido y son mineros conocen desde el primer día que entran en la mina lo que es el negro absoluto, la oscuridad absoluta, y aquel último día del mes de agosto de 1995 descubrieron en el Pozo Nicolasa el silencio absoluto. Mieres, las cuencas, Asturias y la minería, en general, enmudecieron ante una de las mayores tragedias del sector a nivel estatal y europeo. En aquella madrugada, una explosión de grisú se llevó por delante la vida de 14 mineros cuya única ambición cada jornada de tajo era sacar adelante a sus familias.

Hoy se cumplen 25 años de aquel fatídico accidente que, paradójicamente, sucedió en el único pozo que se salvó de la Decisión 787 de la Unión Europea que ha acabado con la minería del carbón en España: el San Nicolás, más conocido como Nicolasa. Entonces la minería, aunque ya estaba herida y se empezaba a poner fecha a su fin, aún era una actividad económica importante en Asturias, una actividad que daba empleo a miles de personas en los pozos de las comarcas mineras. En la actualidad, en cambio, en el pozo Nicolasa trabajan alrededor de 400 mineros, cuatro de ellos hijos de quienes perdieron la vida aquel fatídico 31 de agosto de 1995. El descendiente de otro minero fallecido forma parte de la Brigada de Salvamento Minero, Brigada que este año cumple su centenario y que en septiembre de 2019 recibió la Medalla de Oro de Asturias tras participar en enero en el rescate de un niño de dos años en Totalán, Málaga

Y por si doliera poco el recuerdo de aquella la tragedia minera de hace 25 años, la pandemia de la COVID-19 se ha quedado para impedir la celebración en una fecha tan señalada del oportuno homenaje a los mineros fallecidos. La pretensión del Ayuntamiento de Mieres es posponer y no cancelar el acto oficial de reconocimiento que se tendría que haber celebrado este lunes 31 de agosto.