Llanes y Cangas de Onís reclaman los informes que avalan la alerta naranja decretada por Salud

Los alcaldes quieren conocer los criterios objetivos que llevaron a la consejería a adoptar la decisión. Creen que serí aun ejercicio de «transparencia»

Puente romano de Cangas de Onís
Puente romano de Cangas de Onís

Los alcaldes de Llanes y Cangas de Onís han reclamado a la Consejería de Salud los informes epidemiológicos en los que se basó la decisión del Gobierno regional para decretar la denominada alerta naranja en cinco municipios de la comarca oriental. En el escrito que han remitido a la consejería, ambos señalan que ese estudio pormenorizado al que se aludió en la reunión mantenida por el Gobierno con los ayuntamientos afectados debería estar elaborado el pasado 25 de agosto y permitiría conocer los criterios que llevaron al Ejecutivo para adoptar esta medida con cinco concejos y excluir a los otros 73. «Los criterios tomados por los epidemiólogos podrán o no ser discutibles e incluso, por lo técnico de los mismos, seremos muchos lo que no podremos hacer un análisis concienzudo de dicho informe. Lo que está claro es que lo acataremos como ya hacemos sin tenerlo», señalan los alcaldes que inciden en que conocerlo permitirá reforzar la transparencia dado que, salvo que haya datos confidenciales, «todos los vecinos podrán tener acceso a él».

Esta petición a la Consejería de Salud se ha hecho pública después de que el equipo de gobierno del Ayuntamiento de Llanes decidiera mantener abiertos los mercados al aire libre en el concejo, pese a la recomendación del Gobierno regional de que procediera a su cierre para contra la expansión de la pandemia del coronavirus. Según la corporación llanisca, después de valorar la situación actual y de comprobar que se trataba de recomendaciones «no vinculantes», se ha decidido reforzar las medidas existentes para el control de la epidemia dado que las tiendas y establecimientos cerrados siguen operativos «y sin tener que adoptar medidas excepcionales al margen de las ya existentes», informa EFE.

Además, incide en que el riesgo de contagio derivado de hacer una compra en un mercado abierto «es veinte veces inferior al de un local cerrado, y mil veces menor de que se origine un foco de propagación en estos lugares al aire libre» y que en esos ámbitos se puede controlar el cumplimiento de las medidas de seguridad e higiene. Según el ayuntamiento, dado que las medidas generales para el control de la expansión del virus están vigentes, el esfuerzo irá dirigido a hacer un seguimiento más exhaustivo de que las medidas preventivas se cumplen, incluyendo una mayor presencia policial en dichos mercados.

La Consejería de Salud anunció que intensificaría la vigilancia en los cinco municipios de la comarca oriental de Asturias -Parres, Cangas de Onís, Cabrales, Ribadesella y Llanes- en los que el pasado miércoles se decretó la denominada alerta naranja. La situación de alerta naranja pretende advertir de que la evolución epidemiológica es desfavorable y, por ello, resulta necesario cumplir las medidas sanitarias vigentes y evitar medidas más drásticas como cierres perimetrales o confinamientos.

Comentarios

Llanes y Cangas de Onís reclaman los informes que avalan la alerta naranja decretada por Salud