Margarita Robles: «El 8x8 refleja la apuesta del Gobierno por la industria asturiana»

La ministra de defensa ha visitado las instalaciones de la compañía Santa Bárbara Sistemas, en Trubia, donde se realizará parte del proceso de fabricación

Robles, Barbón, y en el fondo, Canteli
Robles, Barbón, y en el fondo, Canteli

Redacción

La ministra de Defensa, Margarita Robles, ha señalado este lunes que la fabricación del vehículo de Combate sobre Ruedas (VCR) 8x8 será «esencial y fundamental» para el Ejército de Tierra y evidencia la «apuesta» del Gobierno de España con la industria de Asturias, donde se desarrolla parte del contrato.

Robles ha realizado una visita a las instalaciones de la compañía Santa Bárbara Sistemas en Trubia (Oviedo), acompañada del presidente del Principado, Adrián Barbón, donde se realizará parte del proceso de fabricación de los 348 vehículos 8x8, cuyo valor total del contrato asciende a 1.740 millones de euros, y que requerirá cerca de 900 puestos de trabajo directos hasta 2023, además de otros 4.500 indirectos, en la factoría asturiana.

«Hacemos una apuesta clara por unas Fuerzas Armadas modernas, preparadas y competitivas que cumplan su misión de velar por la paz y la seguridad en el mundo y para eso hacen falta instrumentos tan importantes como los que se van a construir aquí», ha puesto de manifiesto Robles.

La ministra ha señalado que el contrato, fruto del «diálogo, el entendimiento y el esfuerzo conjunto» entre empresas y administraciones públicas, supone un «paso muy importante» para la industria de española y de Asturias, que es un «motor esencial» para el país, en una apuesta por el futuro y la modernidad.

También ha añadido que es una «magnífica noticia» para las Fuerzas Armadas, que están siempre en «primera línea», como en la pandemia del coronavirus, con su implicación en la «Operación Balmis» y con la participación de 2.000 militares como rastreadores en la búsqueda de contagios de covid-19. Por su parte, el presidente del Principado, Adrián Barbón, ha señalado que el contrato ha sido «largamente esperado» tras horas de trabajo «discreto» y asentará la producción y el empleo en la factoría de Trubia durante la próxima década.

«Ésta es una forma gráfica de definir cuando dos gobiernos junto con las empresas adjudicatarias trabajan en red y equipo y llegan a una posición de acuerdo», ha apuntado. En este punto, ha agradecido a Robles el «compromiso claro» que Defensa mantiene con la comunidad en lo que ha calificado una «importantísima inversión de futuro». El director general ejecutivo de Santa Bárbara Sistemas, Juan Escriña, ha subrayado que el contrato permitirá invertir 20 millones en mejoras en la planta en los próximos años, según informa Efe.

En un acto que ha contado con una nutrida presencia de autoridades y diputados y senadores de diferentes formaciones, ha estado el presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), Belarmio Feito, quien ha subrayado que la carga de trabajo evita el «riesgo de deslocalización».

Santa Bárbara Sistemas forma parte del consorcio TESS Defence, integrado también por las empresas Indra, Sapa y Escribano, y que el pasado mes de agosto firmó con Defensa el contrato para el suministro de los blindados, su mantenimiento y la comercialización internacional.

La compañía, que también cuenta con instalaciones en Alcalá de Guadaira (Sevilla), se encargará del suministro de la plataforma y la integración en el vehículo; Indra, del Sistema de Misión y de la arquitectura electrónica; Sapa Placencia, del grupo motopropulsor, y Escribano Mechanical & Engineering, de los Sistemas de Armas, informa la sociedad.

En su visita, la ministra ha presenciado el funcionamiento de las líneas de montaje que se dedicarán al programa del VCR 8x8, el emsamblaje interno y externo de los elementos principales de la estructura de estos vehículos y el procedimiento para la instalación de los revestimientos de protección. Desde la planta asturiana, las barcazas mecanizadas y pintadas se enviarán a la fábrica de Santa Bárbara de Alcalá de Guadaira (Sevilla) para continuar con la integración final de todos los sistemas que conforman los vehículos.

La producción de la primera fase del programa supondrá para esta empresa más de 3 millones de horas de trabajo en sus instalaciones de Madrid, Sevilla y Asturias. La previsión con la que se trabaja en la factoría de Trubia, donde ahora se está haciendo acopio de materiales, se está formando a los trabajadores y están centrados en el diseño de la línea, y el objetivo es que las primeras unidades estén listas en 2022.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Margarita Robles: «El 8x8 refleja la apuesta del Gobierno por la industria asturiana»