Exenciones a las cuarentenas y aislamientos más cortos: Asturias cambia su modelo de gestión de la pandemia

Luis Fernández
Luis Fernández REDACCIÓN

ASTURIAS

SEPTIEBRE, 2020. Un sanitario muestra un test rápido para la detección del covid.
SEPTIEBRE, 2020. Un sanitario muestra un test rápido para la detección del covid. ANA GARCIA

El Principado actualiza su estrategia de detección precoz, vigilancia y control de COVID-19

04 oct 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El coronavirus evoluciona a gran velocidad y eso obliga a las autoridades sanitarias a modificar constantemente sus criterios de actuación para atajar la propagación de la enfermedad. El objetivo es ganar contundencia y, por ello, los protocolos están en revisión permanente. Los últimos cambios introducidos por el Principado para gestionar la pandemia introducen novedades en cuanto a la duración de las cuarentenas, a la realización de pruebas PCR y en la definición de contacto estrecho. Además, especifica que las personas que han tenido una infección confirmada por Covid-19 en los 3 meses anteriores están exentas de hacer cuarentenas.

La última revisión de las normas a seguir, fechada a 30 de septiembre, incluye diez novedades. En primer lugar, Salud detalla que se introduce el concepto de pruebas de detección de infección activa (PDIA), incluyendo la prueba rápida de detección de antígenos y sus condiciones de utilización, «pero se mantiene la PCR como prueba básica de diagnóstico». En cuanto a los cambios que más afectan a los asturianos, se encuentra la reducción del aislamiento de pacientes en situación de alta hospitalaria con PCR positiva de 14 a 10 días, «si han transcurrido 3 días desde la resolución de la fiebre y el cuadro clínico».

Además, no será necesaria la realización de una PCR para levantar el aislamiento ni para reincorporarse, salvo en personal sanitario y sociosanitario, que podrán reincorporarse tras 10 días desde inicio de síntomas, siempre que hayan permanecido asintomáticas al menos 3 días antes, y presenten una PCR que indique ausencia de transmisibilidad. También se reduce la cuarentena domiciliaria a 10 días desde último contacto estrecho, recomendando de forma general realizar una PCR al final de la cuarentena, y una PCR inicial solo en convivientes habituales.