Estos son los lugares con mejor y peor banda ancha de Asturias

Tres de cada cuatro asturianos disponen de un cien por cien de conectividad mientras que, en el otro extremo, seis localidades rurales con algo más de 130 vecinos se encuentran completamente desconectadas

Los puntos azules indican las localidades donde se está llevando la fibra óptica durante este año
Los puntos azules indican las localidades donde se está llevando la fibra óptica durante este año

Tres de cada cuatro asturianos disponen del cien por cien de conexión, es decir, cuentan con más de 100 Mb de velocidad de descarga y tienen cobertura total de 3G y 4G. La cifra se eleva hasta el 87% de la población si se habla de cobertura por banda ancha en general, que engloba ADSL, fibra, coaxial, 3G y 4G. Son los últimos datos sobre cobertura que recoge el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital y que el Gobierno de Asturias prevé mejorar hasta llegar al 97% de la población con el próximo Plan de Extensión de la Banda Ancha (PEBA) de nueva generación, que prevé llevar la fibra óptica hasta más de 42.000 hogares y empresas el próximo año.

¿Cuáles son las localidades más y menos conectadas de la región? El punto de partida se sitúa en lo que se denomina entidades singulares de población, es decir, cualquier área habitable de un término municipal claramente diferenciada y con una denominación específica. Asturias cuenta con 6.944 entidades singulares, de las que 5.614 tienen menos de 100 habitantes. Esto da una idea de la dispersión de la población y del complejo entramado de conectividad por banda ancha y por telefonía móvil.

Los 750.000 habitantes con conexión total residen en 228 localidades de 34 municipios: Aller, Avilés. Cangas del Narcea, Carreño, Cangas de Onís, Castrillón, Castropol, Colunga, Corvera, Cudillero, Gijón, Gozón, Langreo, Valdés, Llanera, Llanes, Mieres, Morcín, Nava, Navia, Noreña, Oviedo, Parres, Piloña, Pravia, Proaza, Ribadesella, Ribera de Arriba, Salas, San Martín del Rey Aurelio, Santo Adriano, Siero, Soto del Barco, Tineo y Villaviciosa. 

En el otro extremo, sin posibilidad de conexión residen 136 personas en seis núcleos rurales de los municipios de Cangas del Narcea, Caso, Valdés, Ponga, Somiedo y Tineo.

¿En qué situación se encuentra el resto de la población? Asturias cuenta actualmente con 50.490 viviendas en lo que se denomina zona blanca (con una velocidad inferior a 30Mb) en algo más de 3.700 localidades distribuidas en el centro de la comunidad, suroccidente y algunos núcleos poblacionales del oriente. Los municipios más afectados, es decir, con velocidades más bajas o problemas de cobertura móvil son los de Ponga, Somiedo, Ibias y Degaña.

Los puntos violeta marcan las localidades en zona blanca (con menos de 30Mb/s) que quedan en Asturias
Los puntos violeta marcan las localidades en zona blanca (con menos de 30Mb/s) que quedan en Asturias

El nuevo plan para mejorar la conectividad anunciado por el Principado prevé reducir a 7.600 viviendas la zona blanca, es decir, que menos del 3% de la población asturiana cuente con una velocidad inferior a 30Mb.

Los sucesivos Planes de Extensión de la Banda Ancha (PEBA) que ejecuta el Gobierno central han ido mejorando las conexiones en Asturias. De hecho, entre 2018 y 2020, la fibra óptica llegó o está en proceso de instalación en 68.416 hogares y empresas.

Es un paso importante, asegura el director general de Innovación, Investigación y Transformación Digital, Iván Aitor Lucas del Amo, para combatir la brecha digital y avanzar hacia la Asturias hiperconectada.

¿Cuáles son las claves de la brecha digital en la zona rural? La fundamental, asegura Lucas del Amo, es que «lo que no tiene un habitante en la zona rural es la posibilidad de elegir entre diferentes operadores, y eso conlleva muchas veces a que nos dé la sensación de que tenemos una cobertura deficiente. Dos vecinos de una misma localidad disponen de mejor o peor cobertura en función de su operador».

La solución a la mayor parte de problemas de conectividad especialmente de telefonía móvil pasa por una propuesta que el director general califica de «disruptiva». Se trata del roaming rural. «Hemos planteado al ministerio que Asturias sea un proyecto piloto para hacer un roaming rural, que alguien con su móvil pueda moverse por el territorio captando la señal de distintos operadores sin necesidad de hacer trámites», afirma Iván Aitor Lucas del Amo, que plantea un ejemplo práctico. «¿Cómo puede ser que alguien de Ibias se traslade a Degaña a trabajar y no tenga cobertura porque su compañía telefónica no opere en esa zona, y sin embargo alguien puede salir del País Vasco francés y cruzar hasta Polonia toda Europa sin necesidad de tener que hacer alternativas al contrato que tenga». Asturias cuenta con la tecnología que puede facilitar este programa.

Otra de las soluciones que se plantean para la población que queda fuera de los planes de banda ancha es recurrir a los operadores de la última milla, que permiten que mediante tecnología aérea puedan llegar a velocidades asumibles de 30MB en lo que se conoce como la última milla, las viviendas aisladas o que quedan fuera del núcleo rural.

El director general asegura que hay que ser claro: «La fibra óptica es imposible que llegue a todo el mundo, pero lo que hay que explorar son todas las opciones de mejorar la conectividad en cada zona».

Para el próximo año, el plan de extensión de la banda ancha prevé una inversión de 12,5 millones de euros, de los que nueve corresponden a fondos estructurales recuperados por el Principado.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Estos son los lugares con mejor y peor banda ancha de Asturias