Villaviciosa, Bimenes, Valdés, El Franco: la zona rural de Asturias gana población en la pandemia

Esther Rodríguez / Juan M. Arribas

ASTURIAS

Esperanza Bernárdez, en su nueva casa en La Caridad, en el concejo de El Franco
Esperanza Bernárdez, en su nueva casa en La Caridad, en el concejo de El Franco

La escasa contaminación ambiental, la baja incidencia de la covid y el teletrabajo están propiciando los nuevos empadronamientos

23 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

La crisis del coronavirus ha llevado a muchos españoles a escapar de los entornos «más contaminados» y apostar por lugares más tranquilos y abiertos. Así lo reflejan los datos estadísticos de Asturias. La comunidad está registrando en los últimos meses nuevos empadronamientos y las zonas costeras son las que más reclamo tienen para vivir. ¿Qué buscan? Espacios para desconectar del ritmo de vida y para aislarse de la pandemia, con el teletrabajo como punto común. 

Por primera vez en 27 años, Villaviciosa superó la marca de los 15.000 habitantes, según informó la alcaldía, tras sumar casi mil nuevos vecinos en los últimos siete meses. Al igual que Ribadesella que desde el inicio de la pandemia registró 256 empadronamientos nuevos, sin contar los nacimientos.

Desde el ayuntamiento riosellano aseguran que el aumento es significativo, ya que se trata de un concejo pequeño. Además, señalan que «hay mucho flujo de madrileños que vienen a vivir aquí». También Carreño sumó 400 vecinos más.