Los diez días decisivos en la cuenta atrás para el hidrógeno verde en Asturias

L.O.

ASTURIAS

Enagás

Una treintena de empresas participan en la mesa regional de la alternativa energética mientras se apuran los plazos para presentar proyectos

09 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Asturias afrontará cambios decisivos a partir del año próximo cuando arranque de forma definitiva el proceso de descarbonización. Serán meses en los que se redefinirá la economía de la comunidad para las próximas décadas y en ese proceso tendrá un peso trascedental la búsqueda de alternativas de producción energética capaces de sustituir a las centrales térmicas. Una búsqueda que pasa por ampliar el abanico a muchas fuentes y en las que el llamado hidrógeno verde tendrá un peso decisivo. En este camino los próximos diez días serán trascendentales toda vez que el Ministerio de Industria tiene abierta una 'expresión de interés', con plazo hasta el próximo 19 de diciembre para que «para que las empresas y las industrias o los organismos de investigación planteen sus actuaciones porque esto les permitirá luego diseñar mapas de convocatorias de subvenciones y de apoyos para los proyectos e iniciativas que se presenten»; así lo explicó la directora general de Energía, Minería y Reactivación, Belarmina Díaz, quien insistió además de que este el tiempo de lanzar incluso iniciativas que aún no estén maduras.

¿Qué es el hidrógeno verde? Es el producido por electrólisis del agua a partir de electricidad proveniente de fuentes renovables. En el proceso de producción no emite dióxido de carbono, permite el almacenamiento, puede ser transportado por las infraestructuras de gas que ya existen y cuenta con diferentes aplicaciones y que van desde la doméstica, a la industrial o la movilidad. En el establecimiento de este recurso en Asturias hay una parte ya avanzada y otra muchos mayor a la que le queda un amplio recorrido.

En la hoja de ruta del Ministerio ya hubo un proceso público de petición de información y sale recogida una actuación concreta para consumir hidrogeno, que aparece como «Asturias producción de hidrogeno verde y utilización en la fabricación del acero» y sería hacer electrólisis con electricidad de origen renovable como agente reductor; nadie cita todavía, porque son situaciones sujetas a confidencialidad, el proyecto concreto pero a pocos se les escapa que Arcelor es el nombre que más suena. Hunosa también ha manifestado interés en estos proyectos y Enagás, con un plan general para el conjunto del país, tiene una pata relevante puesta en Asturias ya que es la propietaria de la regasificadora de El Musel.