Así fue el «viernes negro» de las residencias de Asturias en la segunda ola

El último informe de los geriátricos destaca la intensa afectación en las áreas de las cuencas durante los meses de otoño

Imagen de una mujer en una residencia de ancianos
Imagen de una mujer en una residencia de ancianos

La segunda oleada de la pandemia golpeó con fuerza a Asturias, lo hizo elevando las cifras de contagios por encima de los casos de contagios detectados en la primavera, llevando al límite de sus resistencia a la capacidad asistencial de los hospitales pero también, y sobre todo, por el impacto mortal en los sectores más vulnerables en una comunidad con la población más envejecida de España. El último informe sobre la incidencia del coronavirus en las residencias de Asturias destaca una fecha del otoño como el «viernes negro» de la segunda oleada, el día en el que más contagios se detectaron en los geriátricos del Principado: el 6 de noviembre.

Es cierto que se identificaron más casos en la segunda oleada que en la primera porque se hicieron más pruebas y más precisas. Así el informe destaca que «los días con mayor incidencia se deben a un aumento de los cribados despues de la aparición de casos individuales»; es decir, aumentan tras rastreos específicos que siguen a la identificación de un contagio o un brote y muchos de ellos son asintomáticos (se realizan tanto a residentes como a trabajadores). Con todo, resalta que «en ese contexto el día con mayor detección de nuevos casos sucedió el viernes 6 de noviembre con 130 casos y en el análisis de media móvil disminuye el número de casos en los últimos días».

Este último informe, con datos a fecha del pasado 11 de diciembre, señala también que la segunda ola ha castigado de forma singular a las residencias de las cuencas mineras, en las áreas sanitarias del Nalón y del Caudal.

En este sentido, recoge que en números absolutos las áreas sanitarias más afectadas han sido también, lógicamente, las que acumulan mayor población, es decir la V, que corresponde a Cabueñes en Gijón; y la IV, que corresponde al HUCA en Oviedo. Sin embargo, en términos proporcionales, la multiplicación de casos respecto a la primera oleada de primavera ha sido mucho mayor en las áreas VII (Mieres) y VIII (Nalón). En concreto, en Mieres se pasó de 14 casos registrados en la primera ola a 296 en la segunda; y una tónica similar se dió en el Nalón, con 22 casos en la primera ola y 279 en la segunda.

De la crudeza del impacto de la segunda ola en Asturias da cuenta que los casos registrados en residencias en otoño suman el 70% del total de contagios que se han dado en centros sociosanitarios de la comunidad. Sin embargo, tomando como referencia las cifras de positivos globales en Asturias, la incidencia en geriátricos ha sido menor ahora que en la primavera. En este sentido el informe apunta que «en relación al total de casos, los sucedidos en centros sociosanitarios han disminuido de un 32% en la ola 1 a solo un 12% del total de casos. Es decir, desciende un 64% la proporción de casos de casos en residencias respecto al total de casos».

La estadística sobre el impacto de la pandemia en las residencias de Asturias pone de relieve también una diferente afectación en función del sexo, y aunque el coronavirus es más letal para los hombres, ha contagiado a más mujeres en los geriátricos. Lo ha hecho por partida doble: entre los residentes, han sido más las contagiadas, pero también entre los trabajadores ya que se trata de una ocupación fuertemente feminizada.

De hecho el informe recoge que «si analizamos el tipo de rol que ocupa cada persona en el entramado de una residencia en la ola 2, en aquellas en que se ha podido obtener ese dato, según se sea persona trabajadora o residente observamos que las diferencias de proporción entre sexos son considerablemente diferentes en función del rol. Así, dentro de las personas residentes un 67,9% (68,1% en total de olas) de ellas son mujeres mientras que entre las personas trabajadoras es del 82,6% (81% en total de casos), reflejando el gran peso del rol de cuidados entre las mujeres al menos en este ámbito profesional. Solo un 17% de los casos entre personas trabajadoras ha sucedido en hombres. En cambio, el 32% de las personas afectadas entre residentes eran hombres».

Nueve meses de trabajo en el epicentro de la lucha contra la covid-19 de Asturias

Carmen Liedo
Técnicos sanitarios del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), trabajan en el interior de la cabina de seguridad del laboratorio de virología de este centro de referencia del Principado
Técnicos sanitarios del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), trabajan en el interior de la cabina de seguridad del laboratorio de virología de este centro de referencia del Principado

El laboratorio de virología del HUCA, que ha reforzado el personal y mejorado sus técnicas, ha analizado casi 400.000 pruebas PCR desde el inicio de la pandemia y más de 104.000 solo en noviembre

La lucha sanitaria en Asturias contra el coronavirus SARS-CoV-2 ha requerido y requiere de la implicación, el esfuerzo y el trabajo titánico de cientos y cientos de personas, desde técnicos de ambulancia hasta intensivistas, pasando por celadores, auxiliares, enfermeras, médicos especialistas u operadores. La labor de todos ellos está siendo indispensable para hacer frente a un virus que en esta segunda ola ha sacudido a la región como un terremoto.

El laboratorio de virología del HUCA ha sido durante estos nueve meses el epicentro en la lucha contra la covid-19 puesto que ha sido en él donde se han procesado diariamente la mayoría de pruebas PCR realizadas. Pruebas que han servido para tomar pulso a la situación y, por tanto, para que se tomaran decisiones políticas y medidas preventivas. Para ello ha sido necesario aumentar el personal del laboratorio, reforzar los turnos, realizar jornadas maratonianas e, incluso, sacrificar días de descanso. «Y reinventarse todos los días para analizar todas las pruebas que llegan», comenta Santiago Melón, responsable del laboratorio de virología del HUCA, que apostilla que le gustaría «que la gente pudiera ver el nivel de trabajo que hay. No ves a nadie con los brazos cruzados en ningún momento».

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Así fue el «viernes negro» de las residencias de Asturias en la segunda ola