Así construye Moal la aldea asturiana del siglo XXI

Elena G. Bandera
E. G. Bandera REDACCION

ASTURIAS

La aldea de Moal, en Cangas del Narcea
La aldea de Moal, en Cangas del Narcea Turismo Asturias

La comunidad vecinal, con el apoyo técnico y la colaboración de diversas instituciones, ya trabaja en crear una economía propia a partir de sus sistemas agroecológicos

27 ene 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

«No me gustaría marcharme sin dejar esto un poco ordenado». Habla Delfino Lago Rodríguez, a quien todos conocen por Fino en Moal, el pueblo de Cangas del Narcea que ya está dando los primeros pasos para satisfacer el deseo de este veterano vecino y convertirse en ejemplo para que otras aldeas comprueben hasta dónde puede llegar una comunidad vecinal empeñada en revertir la sangría demográfica del mundo rural creando su propia economía. No va a ser de un día para otro, pero ayer se presentaba una propuesta del modelo agroecológico con el que se podría reordenar lo que hoy Fino ve desordenado, combinando el conocimiento local con el apoyo técnico y la colaboración de diversas instituciones del Principado.

Esta propuesta se presentó en una jornada online organizada por el Grupo de Desarrollo Rural Alto Narcea Muniellos, bajo el título Moal, una ecomomía agroecológica para la aldea del siglo XXI, en la que vecinos y técnicos explicaron cómo se ha ido gestando un modelo que aspira a tener una viabilidad económica y ecológica a través de una cooperativa de base territorial, conectada con su entorno y abierta a nuevos socios, como la que ya se ha creado en el pueblo.

«No se puede pretender evitar con tiritas la hemorragia demográfica que sufrimos en las aldeas, en el mundo rural. Hay que ser realistas y, aunque quizá no sea el mejor momento por la pandemia, sí tenemos que estar preparados para estar en la línea de salida cuando las condiciones lo permitan. Tenemos que salir ya y trabajar en el futuro que nos exigen las generaciones que vienen detrás de nosotros», considera Toño Rodríguez, uno de los impulsores de la Cooperativa Puerta de Muniellos con la que se pretende revertir ese «punto de no retorno» en el que se encuentra el mundo rural.