El frenazo en la entrega de dosis amenaza la vacunación contra el coronavirus en Asturias

El Principado tardaría más de dos años en conseguir la inmunidad de rebaño al ritmo actual

La vacuna de Pfizer necesita congelarse a 70 grados
La vacuna de Pfizer necesita congelarse a 70 grados

Redacción

El gran reto al que se enfrentaba la humanidad era desarrollar la vacuna contra el coronavirus en un tiempo récord, pero alcanzado ese hito, los problemas se suceden. El reparto de las dosis y su administración en los distintos países está siendo un quebradero de cabeza en el que las farmacéuticas están jugando un polémico papel al no respetar los acuerdos alcanzados. Asturias está cumpliendo y es una de las comunidades que más vacunas ha puesto, pero al ritmo actual, la inmunidad de rebaño no llegará hasta dentro de dos años. Los retrasos en las entregas amenazan el objetivo fijado por el Principado de inocular al 65% en 2021. De hecho, a la velocidad actual este año no estará inmunizado ni la mitad de ese porcentaje.

La vacuna de Pfizer fue la primera que aprobó la Agencia Europea del Medicamento y la primera en llegar a las comunidades autónomas españolas. Tras un reparto simbólico para vacunar el 27 de diciembre, la empresa se comprometió a entregar 11.700 dosis semanales a Asturias. El objetivo era ir incrementando la cantidad con el paso del tiempo, pero los primeros cambios en el reparto en toda España -justificados por reformas en la fábrica que permitirían acelerar la producción en los siguientes meses- fue un recorte.

A pesar de ello, el Gobierno premió a los ejecutivos autonómicos que más habían cumplido en la administración de dosis, como es el caso de Asturias, y por ello esta semana ha recibido 14.040 dosis, según los datos de Sanidad. En total, Pfizer ha entregado 58.235 dosis al Principado en cinco semanas. Se espera que a partir del 15 de febrero la cifra se incremente considerablemente, pero a falta de que se concreten esos planes, y al ritmo actual, la farmacéutica distribuiría 618.124 dosis a Asturias en las 52 semanas del año. La inmunización requiere dos pinchazos, por lo que permitiría inocular a 309.062.

A pesar de los retrasos, Pfizer va cumpliendo, más o menos, su plan inicial con Asturias. Sin embargo, quien no lo está haciendo es Moderna, la empresa que desarrolla la segunda vacuna aprobada por la Agencia Europea del Medicamento. Esta farmacéutica solo ha entregado 1.200 dosis al Principado. En su momento, Pablo Fernández, consejero de Salud, había señalado que la previsión era que, tras ese primer envío, el número de dosis aumentase a 1.500 en las semanas sucesivas. Hasta ahora, según los datos que publica diariamente el Ministerio de Sanidad, no ha recibido ninguna más.

Sumando las dosis de las dos empresas, al ritmo actual solo un tercio de la población de Asturias estaría inmunizada a final de año. Es decir, la mitad del 65% al que aspira el Principado, según ha reconocido Adrián Barbón. Con ese porcentaje se alcanzaría la inmunidad de rebaño, pero para conseguirlo habría que esperar dos años. Y para que el más de millón de asturianos recibiese los dos pinchazos tendrían que pasar más de tres años.

Las dudas sobre AztraZeneca

La gran esperanza del Principado, y de todas las comunidades, es la vacuna de AstraZeneca-Oxford. La fecha marcada en rojo desde hace semanas era el 29 de enero, día previsto para que la Agencia Europea del Medicamento aprobase su comercialización. Pero la polémica ha llegado mucho antes. En agosto, la Comisión Europea acordó con AstraZeneca la compra preferente de unas 400 millones de dosis a cambio de 336 millones de euros. Ahora, la farmacéutica pone trabas y ha asegurado que en el primer trimestre no podrá cumplir los plazos pactados. Además, varios países, entre ellos Alemania, han asegurado que esta vacuna no ha sido probada en mayores de 65 años, por lo que solo serviría para la población menor de esa edad. Una nueva piedra en el camino, ya que las personas con más años son objetivo prioritario en la campaña nacional de inmunización.

Sin la entrega de estas dosis y un reparto testimonial por parte de Moderna, los envíos de Pfizer son insuficientes para lograr los objetivos marcados. Por ello, la Unión Europea presiona a AstraZéneca para que recapacite y cumpla lo pactado. De hecho, el último movimiento de Bruselas ha sido amenazar con bloquear la exportación de vacunas si no recibe las dosis comprometidas.

Asturias, entre las comunidades que más vacunan

El Principado de Asturias ha administrado 49.857 vacunas de las 59.435 disponibles (58.235 de Pfizer y 1.200 de Moderna), lo que supone el 83,9% del total. Además, registra 14.080 personas con la pauta completa de dos dosis frente a la COVID-19 con datos actualizados a 27 de enero, según la información publicada por el Ministerio de Sanidad.

En total, las comunidades autónomas han administrado hasta este jueves 1.395.618 dosis de las vacunas contra el covid-19 de Pfizer y Moderna, el 78,9% de las distribuidas, que ascienden a 1.769.055 unidades, 39.157 de ellas durante las últimas 24 horas. Además, un total de 192.759 personas han recibido ya la segunda dosis a partir de la cual se empieza a generar inmunidad, 19.693 más que en el día de ayer. Esto supone el 13,81% de las dosis administradas.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El frenazo en la entrega de dosis amenaza la vacunación contra el coronavirus en Asturias