La vaca casina ya pasta en Latinoamérica

El semen de esta raza, declarada en peligro de extinción, ha sido exportado a México y ya hay negociaciones para enviar embriones congelados a Colombia

La vaca casina pastando en la Cordillera Cantábrica
La vaca casina pastando en la Cordillera Cantábrica

Gijón

La Asturiana de la Montaña, una raza bovina autóctona de la Cordillera Cantábrica declarada en peligro de extinción, ha despertado el interés de ganaderos de Latinoamérica para desarrollar sus propias cabañas o mejorarlas mediante cruces con otras razas.

Algunos ejemplares de la conocida en el norte de España como vaca casina, en alusión a su lugar de origen en el municipio asturiano de Caso, pueden verse pastando en las praderas de Argentina, México y Colombia aunque su presencia sea casi testimonial.

El Área de Selección y Reproducción Animal del Servicio de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (SERIDA) del Principado de Asturias conserva 122.543 dosis de semen y medio millar de embriones congelados que se comercializan a través de la Asociación Española de Criadores de Ganado Selecto de la Raza Asturiana de la Montaña (ASEAMO).

Recientemente se han exportado una cantidad importante de semen a México y existen negociaciones para la exportación de embriones congelados a Colombia, en lo que sería la primera operación internacional con este tipo de material genético de la raza.

La Asturiana de la Montaña, que se cree fue introducida en la región por los pueblos celtas, fue incluida en el Catalogo de Razas Españolas en 1979 y declarada en peligro de extinción en 1994 por su escasa variedad genética a causa de los cruces con otras, principalmente con la Asturiana de los Valles, con mayor rendimiento en carne.

La pérdida paulatina de población rural o el cambio de los modos de producción ganadera hacia razas de mayor rentabilidad como la Frisona o la de los Valles, han contribuido a la situación delicada de la vaca casina en Asturias, Cantabria y León, sus hábitats tradicionales.

El jefe del Área de Selección y Reproducción Animal, Carlos Hidalgo Ordóñez, ha considerado que la raza podría recuperarse a los niveles anteriores a la declaración de riesgo con una gestión adecuada y recursos, aunque la dificultad consiste en superar la endogamia que presenta la especie en la actualidad.

El ganado asturiano de la montaña no requiere de muchos cuidados, es resistente a las inclemencias del clima, se alimenta en los pastos de las laderas y duerme a la intemperie, pero su mayor enemigo son los lobos.

La principal desventaja es su menor rendimiento respecto a otras razas, aunque su carne está considerada como una de las mejores del mundo, por lo que en 2017 obtuvo la medalla de oro del certamen World Steak Challenge que se celebra en Londres y la leche se utiliza como materia prima de quesos artesanos de la región.

El Serida conserva además 1.116.644 dosis seminales de Frisona, 583.089 de Asturiana de los Valles, 52 de Parda Alpina y 4.236 de Wagyu, una raza de origen japonés introducida en España hace 20 años por Patxi Garmendia para su finca Santa Rosalía, donde se les alimenta con compuestos especiales y vino de la tierra como agente antioxidante.

Cada día en el Centro de Selección y Reproducción Bovina de Cenero, en Gijón, se extraen 7.000 dosis de semen de estas razas, para atender la demanda de las asociaciones de ganaderos que las gestionan con el propósito de mejorar las cabañas. También se conservan embriones congelados, cuyo destino suele ser la exportación puesto que la compraventa internacional de animales vivos ha caído en desuso.

Del millón de ejemplares de bovino que tiene Asturias, la mayor parte corresponden a la raza Frisona, que a pesar de la reforma del sector de la producción de leche con la entrada de España en la Unión Europea que redujo las explotaciones conserva prácticamente la misma cantidad de cabezas, aunque en ganaderías más grandes.

Semen y embriones de esta raza, la mayor productora de leche del mundo, han sido exportados desde el centro del Serida de Asturias a Estados Unidos, Canadá, México, Brasil, Argentina, Costa Rica, y a todos los países de Europa. También se han enviado embriones de Asturiana de los Valles a Venezuela y Argentina, informa Efe.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

La vaca casina ya pasta en Latinoamérica