«Tener una vivienda digna es más importante que comer»

Varias asociaciones han creado la Plataforma por el Derecho a la Vivienda en Asturias con el objetivo de aunar fuerzas frente al problema habitacional en el Principado

Concentración de afectados por la hipoteca contra un desahucio.Concentración de afectados por la hipoteca contra un desahucio
Concentración de afectados por la hipoteca contra un desahucio

Redacción

«Tener una vivienda digna es más importante que comer». Así resume Evelia Pantera, coordinadora de la Familia Vicenciana de Asturias, el actual problema habitacional que están sufriendo muchas familias tanto a nivel nacional como regional. «Para hacer algo de fuerza y reivindicarnos hacia la clase política» varios grupos han creado la Plataforma por el Derecho a la Vivienda en Asturias, ya que «en la vida humana el derecho a la vivienda en fundamental», asegura Pantera.

«Disfrutar de una vivienda adecuada es condición esencial para una existencia digna y un requisito imprescindible para acceder a otros bienes esenciales que nos permiten desarrollarnos individual y socialmente, como el trabajo, la educación o la salud», ha explicado la Plataforma, que actualmente está integrada por la Familia Vicenciana de Asturias, la Plataforma por la Salud y la Sanidad Pública de Asturias, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca Stop Desahucios (PAH) de Oviedo, la asociación Asturias Acoge y la asociación LUAR.

Los datos reflejan que hay más de mil personas sin hogar en Asturias, una de cada cuatro familias malviviendo en riesgo de exclusión residencial. Además, se estima que cerca de 80.000 viviendas permanecer vacías, 10.000 de ellas de nueva construcción. «La pandemia no ha hecho sino agravar un problema arrastrado desde hace décadas, hasta convertirlo en una verdadera emergencia, que afecta más gravemente a las mujeres, a las personas migrantes y las jóvenes», han apuntado los portavoces de la Plataforma.

 «Desde nuestro punto de vista, el mayor problema que vemos es la Ley de Extranjería», ha clamado Nazaret Sánchez, coordinadora de Asturias Acoge, que piensa que «limita muchísimo a la gente a la hora regularizar su situación, ya que tienen que pasarse tres años en situación irregular para poder solicitar el permiso de residencia por arraigo». Asimismo, recalca que presentar un aval para acceder a una vivienda «implica tener una red de apoyo familiar que mucha gente migrante no tiene». Todo ello, asegura, lleva a una situación de vulnerabilidad.

Reproches y soluciones

Durante el acto de presentación de la Plataforma, los portavoces han reprobado «la falta de respuesta de los poderes públicos a todos los niveles con un parque de vivienda social exiguo, insuficiente y mal gestionado, ayudas que no llegan a las familias, y completa desprotección de los derechos de los hogares vulnerables expuestos a desahucios».

Sin embargo, más allá de reproches han aportado soluciones como «facilitar información a las familias desahuciadas sobre sus derechos, para que sepan cómo actuar, a dónde acudir y qué recursos sociales públicos tienen disponibles». Otra de sus propuestas pasa por «prevenir la exclusión residencial, detectando con antelación la disminución de los ingresos familiares, facilitando el acceso a prestaciones sociales, y mediando entre arrendatarios y arrendadores». Por último, han propuesto un aumento en la oferta pública de vivienda asequible, «avalando a las familias que no puedan prestar las garantías de solvencia requeridas por los arrendadores, poniendo a su disposición un alquiler proporcionado a sus ingresos».

Entre sus objetivos a corto plazo han tendido la mano al Gobierno regional. Por ello, han solicitado una reunión urgente con la Consejera de Derechos Sociales y Bienestar, Melania Álvarez, «para exponerle así la realidad de la emergencia habitacional en Asturias, trasladarle las propuestas y explorar vías de colaboración».

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

«Tener una vivienda digna es más importante que comer»