¿Por qué Asturias tiene la tercera mayor incidencia de coronavirus de España?

Es una de las cuatro comunidades autónomas en el nivel de riesgo alto de contagio, superada por Madrid y País Vasco

Control de temperatura en la entrada de hospitalización del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA)
Control de temperatura en la entrada de hospitalización del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA)

Redaccion

Solo cuatro comunidades autónomas se encuentran en el nivel de riesgo alto de contagio por coronavirus al superar los 150 positivos por cada 100.000 habitantes en la incidencia acumulada a 14 días. Con 171,98 casos por cada 100.000 habitantes, Asturias tiene la tercera incidencia de covid-19 más alta de España de las dos últimas semanas. Tiene por delante a Madrid, con 224 casos por cada 100.000 habitantes, y al País Vasco, con una tasa de 175 por 100.000. Tras Asturias, con una incidencia acumulada de 159, se encuentra Cataluña.

En las últimas 24 horas, según los datos que actualiza cada día el Ministerio de Sanidad, Asturias es la única de las cuatro en la que los valores de este indicador de la situación epidemiológica no han continuado subiendo, aunque el descenso ha sido mínimo: de 172 a 171,98. La media de esta incidencia a 14 días en España se sitúa en 127,91 casos por cada 100.000 habitantes, es decir, en el nivel de riesgo medio de transmisión del virus.

Hay otras tres comunidades que superan la media española: Navarra (134 casos por 100.000 habitantes), Aragón (130) y Canarias (127). Las 10 comunidades autónomas restantes, con tasas de incidencia que oscilan entre los 39 casos por 100.000 habitantes de Baleares y los 123 de Andalucía, se sitúan en niveles de riesgo bajo y medio.

Con estos datos, una de las razones que explicarían el hecho de que Asturias presente una de las incidencias más más altas del país -con la previsión de que siga subiendo en vista de que la acumulada a siete días lleva 48 horas en ascenso- es la predominancia de la variante británica, que se contagia mucho más rápido que la anterior circulante del virus.

El último informe sobre la situación epidemiológica de las variantes de SARS-CoV-2, actualizado recientemente por el Ministerio de Sanidad, sitúa a Asturias como la comunidad autónoma en la que más presencia tiene la británica, que no sólo es más contagiosa sino que además se transmite a una mayor velocidad.

Ya está presente en toda España, pero solo en Asturias alcanza el 96,4% de los nuevos positivos diagnosticados. Su evolución en otras comunidades es desigual y, en concreto en las tres en las que la incidencia de coronavirus está en el nivel de riesgo alto, es mayoritaria o está a punto de serlo. Así, en Cataluña supone ya más del 84% de los casos, en el País Vasco entre el 50% y el 60% y, en Madrid se acerca al 50%.

En el resto de comunidades, esta variante -denominada B.1.1.7- oscila entre el 14% de Aragón y el 75,9% de Cantabria, en donde la incidencia de coronavirus se sitúa en 96 casos por 100.000 habitantes a 14 días. Pero sin duda donde más ha evolucionado esta variable del virus es en Asturias, que diagnosticaba los dos primeros casos el 31 de diciembre. A ella se viene atribuyendo que los datos epidemiológicos no hayan mejorado como en los descensos de las dos anteriores olas pandémicas al mantenerse en una situación de estancamiento común en el resto de España.

No obstante, el consejero de Sanidad, Pablo Fernández, tras la reunión de ayer del Consejo Interterritorial de Salud, explicaba que aunque en el conjunto del país se está dando una situación de meseta en la evolución epidemiológica, es probable que en los próximos días haya «ligeros» ascensos en algunas comunidades autónomas «como nos dicen en el Ministerio de Sanidad». Hasta el punto de que «en realidad hay riesgo de que pueda comenzar una cuarta ola en no mucho tiempo».

De Asturias, el consejero dijo que esta fase de meseta se está observando con preocupación por la ocupación de las unidades de cuidados intensivos (UCIs), que aunque está por debajo del 30% superan la media nacional con 87 pacientes graves. Una de las características de la variante británica, aparte de que la transmisibilidad es mayor y provoca que las personas contagiadas tengan una capacidad de transmisión durante más días, es precisamente que alarga las estancias hospitalarias en las personas que tienen que ser hospitalizadas.

Y Asturias también sigue encabezando, e incluso duplica la media nacional, de personas infectadas que tienen que ser tratadas en los hospitales. Desde mayo de 2020, un 15,1% de los contagiados en el Principado han tenido que ser hospitalizados.

Por lo pronto, ayer se anunciaba que Siero cerrará perimetralmente el próximo sábado, aplicándose las demás restricciones que implica que este municipio haya entrado en el nivel más alto de transmisión, el denominado 4+. La situación en los dos concejos más poblados de Asturias, Gijón y Oviedo, también es preocupante porque los contagios diarios siguen ascendiendo.

Con la Semana Santa a un paso, todas las comunidades autónomas tienen claro -y así lo remarcaban de nuevo ayer en la reunión del interterritorial- que no es momento de dar marcha atrás a las restricciones vigentes -principalmente toque de queda y cierres perimetrales- y que sí lo es para seguir extremando las precauciones mientras el proceso de vacunación avanza. En Asturias, la mitad de los más de 80.000 asturianos mayores de 80 años que viven en sus domicilios ya han sido vacunados. 

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

¿Por qué Asturias tiene la tercera mayor incidencia de coronavirus de España?