Sospecha de la presencia de una cuarta cepa del coronavirus en el Caudal

Un positivo detectado en el área sanitaria VII podría ser de la variante nigeriana o de la neoyorquina

Pruebas PCR en el HUCA
Pruebas PCR en el HUCA

Redaccion

Un positivo diagnosticado en el área sanitaria VII, que tiene como cabecera al hospital Álvarez Buylla de Mieres, es sospechoso de ser de una nueva cepa de coronavirus, que tras los casos de variantes británica, brasileña y sudafricana podría ser la cuarta con presencia en Asturias. Tras la PCR realizada, que da pistas sobre la probabilidad de que se trate de una u otra variante, la muestra se enviaba a secuenciar al Hospital Central Universitario de Asturias (HUCA) para ser remitida al centro de referencia nacional y confirmar su tipado. La sospecha es que se trate de una cepa procedente de Nigeria o de Nueva York.

Sería la cuarta variante emergente que aparece en Asturias tras la irrupción a finales del año pasado de la británica (B.1.1.7), que ya es mayoritaria en los contagios que se detectan en la comunidad autónoma; la brasileña (P.1), de la que se han detectado al menos 35 casos en el Principado, 25 de ellos pendientes de confirmar mediante secuenciación, y ayer se daba a conocer un caso de la sudafricana (B.1.351).

Pero a España también han llegado otras variantes de interés aparte de las de mayor impacto en la salud pública, que es como se denomina a la británica, la brasileña y la sudafricana. Tanto las cepas nigeriana como neoyorquina se consideran variantes de interés por la combinación de mutaciones que presentan o por su expansión a nivel local en ciertos lugares, lo que hace recomendable el seguimiento de su situación epidemiológica.

En el caso concreto de la variante nigeriana (B.1.525), según la actualización que publicaba el pasado 12 de abril el Ministerio de Sanidad, sólo se ha detectado un caso en España, el pasado mes de enero, aunque en el momento en el que se elaboró el informe no se disponían de datos epidemiológicos sobre ese positivo, que se había confirmado mediante secuenciación.

Los científicos sitúan su origen el pasado diciembre en Nigeria y se ha detectado su presencia al menos en Dinamarca, Reino Unido, Países Bajos, Noruega, Estados Unidos y Canadá. Presenta similitudes con la cepa británica y comparte la mutación E484K con las de Brasil y Sudáfrica, que afecta a la capacidad para neutralizar la entrada del virus en las células.

De la variante neoyorquina (B.1.526), que también presenta mutaciones compatibles con la reducción de la capacidad de neutralización y que apareció en Nueva York en noviembre, también se ha detectado hasta el 12 de abril un único caso en España del que no se disponen de datos epidemiológicos.

El Ministerio de Sanidad, en esa actualización sobre las variantes del coronavirus, explica que las medidas de prevención (mascarilla, distancia interpersonal, higiene de manos y ventilación) son eficaces ante todas las variantes del coronavirus.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Sospecha de la presencia de una cuarta cepa del coronavirus en el Caudal