Todos los agujeros que Asturias podría tapar si se devuelve el tijeretazo de Montoro

Juan M. Arribas

ASTURIAS

La sentencia del Supremo que da la razón a Castilla y León en su reclamación del IVA abre las puertas a la demanda del Principado, pero el fallo de tribunal tiene letra pequeña

30 abr 2021 . Actualizado a las 08:36 h.

El Tribunal Supremo dio el martes en la espalda de Castilla y León un empujón a las aspiraciones de Asturias de recibir una anhelada deuda que Hacienda se había resistido a pagar y desde hace varias legislaturas, desde el mandato de Cristóbal Montoro en el último ejecutivo de Rajoy. El Supremo dio la razón a la comunidad vecina en su demanda de recibir 182 millones por un tijeretazo en la entrega del IVA cuatro años atrás. El problema se deriva de una decisión adoptada por el Gobierno del Partido Popular que provocó una reducción de la liquidación del ejercicio 2017, al contemplar sólo 11 meses de IVA en lugar de los 12 que le corresponderían las comunidades, que tienen cedido el 50 por ciento de la recaudación de este impuesto. El Gobierno asturiano calcula que por el mismo concepto Hacienda le debe unos 86 millones de euros, y la sentencia del Supremo ha sentado un precedente favorable a sus intereses.

Para un presupuesto como el de Asturias, que sólo este año y tras una pandemia global, superó por primera vez en la historia los 5.000 millones de euros, una cantidad adicional de 86 supone un buen pellizco, capaz de tapar muchos agujeros. Es un monto equivalente a unos dos tercios del fondo de rescate concedido al comercio y la hostelería por los cierres impuestos durante la crisis del coronavirus, y es un porcentaje similar a lo que cada año dedica el Principado al Salario Social antes de la entrada en vigor por Ingreso Mínimo Vital estatal. 

Asturias trató primero de buscar una solución negociada con el nuevo Ejecutivo de Pedro Sánchez (y de hecho, la ministra Montero incluyó en el primer proyecto de presupuestos una vía de pago pautada que quedó en nada al decaer la norma y convocarse de nuevo elecciones generales); fue así que el pasado mes de diciembre el Principado optó por recurrir a los tribunales. Tras conocerse la sentencia del Supremo que dio la razón a Castilla y León el presidente asturiano, Adrián Barbón, se congratuló resaltando su convencimiento de tener la «razón» de su parte.