La pandemia hizo caer en siete meses la esperanza de vida en Asturias

La Voz

ASTURIAS

Un coche fúnebre en las proximidades de Urgencias del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), durante los trabajos de desinfección,
Un coche fúnebre en las proximidades de Urgencias del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), durante los trabajos de desinfección, J. L. Cereijido

Las defunciones se dispararon casi un 13% en el Principado en 2020 con un desplome de nacimientos

17 jun 2021 . Actualizado a las 13:42 h.

Los nacimientos se desplomaron en 2020 en Asturias un 7,4 por ciento hasta un nuevo mínimo histórico de 4.773, una cifra que no llega ni a un tercio de las defunciones, que en durante el primer año de pandemia se dispararon un 12,9 por ciento, hasta 14.550, según los datos publicados este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

Este porcentaje se sitúa casi cinco puntos por debajo del incremento de defunciones registrado a nivel nacional durante el pasado ejercicio, año en el que, en términos absolutos, hubo 1.825 fallecidos más que en 2019, que se cerró con 12.725 decesos.

Los datos del INE reflejan que la esperanza de vida en el momento del nacimiento se sitúa en Asturias en 82,1 años, siete meses por debajo de la que había en 2019 y también inferior a la media nacional.

El aumento de la mortalidad en España ha hecho también que la esperanza de vida disminuya en 1,24 años, al situarse en los 82,34 años, y que el crecimiento vegetativo, esto es, la diferencia entre nacimientos y defunciones, sea negativo en 153.167 personas, frente a las 57.146 de 2019.

En el caso concreto de Asturias, el saldo vegetativo (diferencia entre nacimientos y defunciones) fue negativo en 9.777 personas, dos mil más que el registrado en 2019 y uno de los mayores del país en términos absolutos.

Además, Asturias tuvo en 2020 la segunda mayor tasa bruta de mortalidad, con 14,3 defunciones por cada mil habitantes, tan solo por detrás de Castilla y León (15,1) y muy por encima de la media nacional, que se situó en 10,4.

Al igual que en 2019, el Principado registró el pasado año la mayor caída en el número de nacimientos entre las comunidades autónomas y se anotó la segunda menor tasa de fecundidad del país, 0,92 hijos por mujer, solo por detrás de Canarias (0,88), frente a la media nacional de 1,18.

Respecto a 2010, el número de nacimientos se ha reducido en el Principado un 61,5 por ciento, mientras que el de defunciones se ha incrementado más de un 10 por ciento.