Daniel López Acuña: «Con tantos contagios, existe el riesgo de que surjan nuevas variantes amenazantes»

Elena G. Bandera
Elena G. Bandera REDACCION

ASTURIAS

Daniel López Acuña, exdirector de Acción Sanitaria en Crisis de la Organización Mundial de la Salud y consultor independiente en Salud Pública y Asistencia Humanitaria
Daniel López Acuña, exdirector de Acción Sanitaria en Crisis de la Organización Mundial de la Salud y consultor independiente en Salud Pública y Asistencia Humanitaria

El exdirectivo de la OMS aboga por completar ya la pauta de vacunación en el tramo de 60 a 69 años: «Yo no esperaría ni un día»

11 jul 2021 . Actualizado a las 05:05 h.

«Esta nueva ola debe tomarse con toda la cautela del mundo porque, aunque no genere la misma presión asistencial y mortalidad que las anteriores, sí va a generar presión en la atención primaria y riesgo de que, con tantos contagios, surjan nuevas variantes amenazantes». Daniel López Acuña, epidemiólogo y exdirector de Acción Sanitaria en Situaciones de Crisis de la Organización Mundial de la Salud (OMS), habla claro sobre lo que supone la actual escalada de contagios, que está concentrada en personas más jóvenes, «pero no exclusivamente porque también está afectando al grupo de edad de 30 a 49 años y tiene el potencial de extender el contagio al segmento de población de 60 a 69 años que aún no está vacunado».

-¿Qué nos ha llevado a esta quinta ola?

-Un problema estructural que viene arrancando desde hace prácticamente dos meses, cuando se levantó el estado de alarma, se quitó la restricción del toque de queda, de los confinamientos perimetrales, se liberó el ocio nocturno, se relajaron los límites de las actividades sociales que multiplican la interacción, se quitó el uso de la mascarilla… Todo esto nos ha llevado a interacciones sociales desprotegidas en el grupo menos protegido por la vacunación y el grupo que más se aglomera, se reúne y actúa desprotegidamente. La combinación es la crónica de una ola anunciada.

-¿Fue un error levantar la obligación de llevar mascarilla en exteriores? ¿Falta pedagogía para explicar que hay que seguir llevándola si no se puede mantener una distancia mínima interpersonal de dos metros?

-Fue un error y falta pedagogía. Totalmente. No se explicó bien y después se quiso remendar diciendo que siempre y cuando no se mantuviera la distancia física y siempre y cuando no hubiese aglomeraciones. La mayor parte de las circunstancias en una ciudad grande es de aglomeraciones en los centros urbanos, en las calles peatonales…

-En los tramos de edad de 15 a 30 años se están alcanzando incidencias elevadísimas pero la mayoría de quienes se contagian o son asintomáticos o tienen síntomas leves. Habrá quien, por ello, le reste importancia…

-Son incidencias altísimas y hay que tener cuidado con eso. No hay que restarle importancia porque hay posibilidad de cuadros que se compliquen en jóvenes, que pueden llegar a tener que ingresar en hospitales, que pueden tener neumonías y que pueden referir ingreso en UCI. El riesgo no es cero. Puede ser menor que en las personas mayores, pero hay un riesgo. Y además hay un riesgo de contagio en personas mayores y también existe el riesgo de que con tanto contagio, con tanta incidencia, se desate la aparición de nuevas variantes.

«Es importante hacer un cribado dirigido en la población joven y yo valoraría el que hicieron en Navarra a pie de autobús, que dio un 50% de positividad»

-Asturias, en donde la incidencia entre 15 y 30 años se ha disparado por encima de 1.000 casos por 100.000 habitantes, tiene en marcha un cribado voluntario en el que, hasta el viernes, 17 de cada 100 testados daba positivo.

-Es importante hacer un cribado masivo en la población joven, un cribado dirigido. El 17% es una positividad altísima y yo valoraría hacer un cribado como el que realizaron a pie de autobús en Navarra, que dio un 50% de positividad. Estamos jugando con fuego y echándole gasolina al fuego. Tenemos que dirigir acciones como el cribado masivo, el diagnóstico precoz, el aislamiento de positivos, el hacer más pruebas diagnósticas, con medidas de salud pública, y tenemos que retomar medidas restrictivas que tienen que ver con el ocio nocturno, limitado o cerrado, con recomendar el uso de mascarilla en exterior, con limitar la interacción social desprotegida y con limitar la desprotección en eventos masivos. Lo que tenemos ahora mismo es un caldo de cultivo para que esto siga creciendo.