La lucha de una madre para que su hijo con autismo pueda ir al campamento de verano de Llanera

Esther Rodríguez
Esther Rodríguez REDACCIÓN

ASTURIAS

Luis tiene siete años y está diagnosticado con trastorno del espectro autista
Luis tiene siete años y está diagnosticado con trastorno del espectro autista Ana Cruz

Desde el consistorio local solo permiten la inscripción a niños matriculados en colegios del concejo puesto que se supone que «durante el año ya hay hecho un trabajo de integración». Patricia Fernández recogida de firmas para trasladar el asunto a la Junta General del Principado

09 ago 2021 . Actualizado a las 23:50 h.

«No quiero que le abran puertas, pero mucho menos que se las cierren». Así de contundente se muestra Patricia Fernández después de que el Ayuntamiento de Llanera le denegase la participación de su hijo en los campamentos de verano. Luis tiene siete años y le apasiona estar con gente y en sitios nuevos. También le gusta ir al parque, jugar, acudir a conciertos y nadar. Además, es completamente autónomo y «hace lo mismo que otros niños». Sin embargo, como padece autismo no verbal y está matriculado en un colegio de necesidades especiales no puede acudir a las actividades lúdicas organizados por el consistorio local ya que no cumple con los requisitos establecidos. Una «exclusión» que ha llevado a su madre a poner en marcha una campaña online de recogida de firmas para trasladar el asunto a la Junta General del Principado.

Para empezar, Patricia Fernández defiende que «Luis no es un niño que por iniciativa propia va a Latores -colegio de educación especial más cerca de Llanera-, sino que desde la Consejería de Educación así nos lo recomendaron, puesto que aquí no hay centros escolares con profesionales especializados para ayudarlo». En este caso, el menor tan solo necesita una persona de apoyo ya que el único problema que tiene es que no se comunica. «Él te da la mano para indicarte a dónde quiere ir o incluso señala, pero no habla», resalta la progenitora.

Por eso, Fernández lamenta que se haya rechazado la participación de su hijo sin antes conocerlo. «Se han quedado con el diagnóstico, cuando Luis tiene menos necesidades que otros niños con necesidades especiales. Si lo aíslan menos va a hablar. Además, ya ha participado en campamentos de verano y se integró muy bien con los demás niños». Algo que es lo que realmente necesita, puesto que para su desarrollo como persona tiene que pertenecer a un grupo y además como «el resto de menores se ríen de él, le hacen bullying», lo ideal es que se relacione con ellos para que se normalice la situación.