Ni vertidos ni cianuro: así defiende la empresa su proyecto en Salave

Esther Rodríguez
Esther Rodríguez REDACCIÓN

ASTURIAS

Salave, en Tapia de Casariego
Salave, en Tapia de Casariego Exploraciones Mineras del Cantábrico (EMC)

La compañía Exploraciones Mineras del Cantábrico ha presentado un proyecto para hacerse con la extracción de 32.000 kilos de oro mediante una excavación «sostenible y respetuosa con el entorno»

11 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Explotar el yacimiento de oro de Salave, de un tamaño y potencial económico significativos, es uno de los objetivos que se ha marcado la minera australiana Black Dragon Gold. Pese a que hasta el momento el Gobierno del Principado ha declinado varios proyectos por no cumplir con la normativa medioambiental, la compañía no ha tirado la toalla y a través de su filial Exploraciones Mineras del Cantábrico (EMC) aúna todos sus esfuerzos para hacerse con la extracción de 32.000 kilos de este preciado metal en Tapia de Casariego. Tras un intenso estudio, la multinacional ha presentado un novedoso plan de trabajo que, a su juicio, permitirá llevar a cabo una excavación «sostenible y respetuosa con el entorno». Además este traerá consigo una serie de beneficios. 

Restauración progresiva

Para empezar, al aplicar la técnica de minería subterránea, EMC plantea llevar a cabo una restauración progresiva con un relleno total, además de reducir los residuos mineros y la superficie necesaria para gestionarlos. Asimismo, la compañía resalta en su propuesta que la actividad regular se desarrollará ajena al entorno al estar las infraestructuras exteriores completamente cerradas dentro de edificios industriales, minimizando el impacto visual, así como los niveles de ruido y de polvo.

Protección de aguas subterráneas

Además, el proyecto propone medidas para garantizar la protección de las aguas subterráneas, que incluyen la deposición en el mar exclusivamente de agua limpia a través de un emisario submarino situado a 800 metros de la costa y 17 metros de profundidad. Este funcionará de manera similar a los emisarios ya existentes en la zona, cumpliendo con la normativa requerida por la legislación autonómica, nacional y europea y sin afección al medio marino, la costa y playas de la zona. Además, «no generará ningún vertido a cauce terrestre», ha resaltado el director general de la compañía EMC, José Manuel Domínguez.