Estas son las «diferentes fórmulas» que estudia el Gobierno para cobrar por el uso de las autovías

Luis Fernández
Luis Fernández REDACCIÓN

ASTURIAS

Pórticos de peaje en la A-28
Pórticos de peaje en la A-28 VÍTOR MEJUTO

El Ministerio de Transportes reconoce que analiza varias opciones y que la decisión final debe estar consensuada con todos los agentes implicados. El Principado defiende que el pago por usar las autovías no puede hacerse en Asturias si no hay alternativas

12 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Surgió como un globo sonda hace unos años, pero poco a poco el mensaje ha ido calando y parece que no hay marcha atrás. El Gobierno central incluyó en su plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, enviado a la Comisión Europea, el cobro en autovías para financiarlas y, a pesar de los matices posteriores, la idea sigue adelante. De hecho, el Ministerio de Transportes reconoce que analiza «diferentes formulas». Eso sí, deja claro que la medida deberá ser pactada con las comunidades autónomas y con los agentes implicados. A la espera de que se conozcan más detalles, el Principado ya ha adelantado que rechaza el planteamiento si no se ofrece una alternativa a la prórroga del peaje del Huerna. Principado y Ejecutivo central negocian que los presupuestos del próximo año incluyan una bonificación en la vía que conecta a Asturias con la meseta.

En las últimas semanas han salido a la luz las diferentes opciones en las que trabaja el Gobierno de Pedro Sánchez para cobrar por el uso de estas vías. Tampoco está claro si solo se aplicará la tasa a las autovías o también a las carreteras convencionales. La última alternativa conocida es una especie de viñeta (anual, semanal o diaria) que, previo pago, permitiría a los usuarios utilizar estas infraestucturas. Pero no es la única opción encima de la mesa. Fuentes del Ministerio de Transporte explican que «se debe abrir un debate sobre la financiación de estas infraestructuras y estamos en ese proceso de análisis». El objetivo es, según añaden, «asimilar la situación de España al resto de países europeos», ya que «de los 27, 24 países ya tienen establecido un sistema de pago por uso». «Hay diferentes fórmulas y es lo que ahora se está intentando definir, pero, sobre todo, ese proceso y el del establecimiento de ese sistema dentro de un debate se tiene que realizar con todos los agentes implicados, con las comunidades autónomas, con los territorios, en los que se encuentran esas infraestructuras», aseveran del el Gobierno.

Las fórmulas que utilizan los diferentes países europeos presentan diferencias significativas. España las está analizando todas, aunque no tiene una decisión tomada. Estas son las más extendidas por el viejo continente: