Uno de los presuntos sicarios del crimen de Ardines: «Juro por mis hijos que yo no le maté»

La Voz REDACCION

ASTURIAS

Los acusados del crimen de Javier Ardines sentados detrás de sus letrados al inicio de la vista.
Los acusados del crimen de Javier Ardines sentados detrás de sus letrados al inicio de la vista. ep

Las defensas insisten, en la última sesión del juicio por el asesinato del concejal llanisco, en que no hay ninguna prueba que inculpe a los acusados

26 nov 2021 . Actualizado a las 16:59 h.

«Juro por mis hijos que yo a ese señor no le maté, no he hecho nada, de verdad te lo juro por mis hijos, no tengo nada que ver me la jugó la Guardia Civil», ha dicho entre lágrimas Djilali B., uno de los dos presuntos sicarios del crimen de Javier Ardines, dirigiéndose a la familia del concejal de Llanes que seguía la última sesión del juicio en la primera fila y han roto a llorar al escuchar al procesado.

Casi un mes después de que arrancase el juicio con jurado popular por la muerte del concejal llanisco, perpetrada en agosto de 2018, dos de los cuatro acusados han vuelto a tomar hoy la palabra para defender su inocencia. Djilali B. ha defendido su inocencia durante más de 15 minutos asegurando que no mató a Ardines, ni viajó a Asturias y que su declaración fue forzada por la Guardia Civil. Maamar K. también ha tomado la palabra para insistir, entre lágrimas, en que es inocente y no ha matado a Ardines. Por su parte, el supuesto inductor del crimen, Pedro N. A., no ha querido hacer uso de su última palabra en el juicio. Tampoco el acusado de ser el intermediario, Jesús M., ha querido intervenir.

Djilali B. además ha aprovechado para insistir en las presiones y coacciones que sufrió por parte de los agentes, que según él le dijeron lo que tenía que declarar. Ha explicado que un «agente le pegó dos veces y le amenazó con que no iba a volver a ver a sus hijos y le empezó a contar la historia que tenía que contar amenzándole».