María Neira: «El año que viene el covid no será un problema de salud pública grave, vamos a controlarlo»

ASTURIAS

María Neira
María Neira

La directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS detalla las últimas claves sobre la variante ómicron

25 dic 2021 . Actualizado a las 23:24 h.

La directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS, la asturiana María Neira, regresó estas Navidades al Principado para participar en una ponencia en las jornadas de sostenibilidad organizadas por GAM, en Granda. Desde allí explicó lo que se conoce hasta ahora de la variante ómicron y lanzó un mensaje optimista de cara al futuro el año próximo.

-¿Qué sabemos, qué sabe la OMS de la variante ómicron?

-Hay que aceptar que los conocimientos que tenemos hasta el momento son muy limitados. Y es por una cuestión pragmática, que no tenemos suficientes jornadas de retroceso para saber cómo se comporta. Lo que sí te puedo decir es que esas pocas semanas que tenemos se han utilizado de una manera muy productiva. En este momento tenemos más de 350 estudios en distintos países del mundo con todos los pasos clínicos y el análisis de esos casos clínicos pero, claro, por muchos casos que hayamos acumulado todavía no hay el retroceso suficiente como para dar una información válida, que podamos sostener; necesitamos un poco más de tiempo. ¿Qué sabemos hasta ahora? Lo que está claro es que esa proteína, esa mutación que tiene, sí, efectivamente le permite que la transmisión sea muy rápida. La presentación clínica, teniendo en cuenta la incertidumbre de los datos provisionales, es que sería demasiado arriesgado sobre si sería más Servera o más leve. Por las señales que tenemos parecería que por lo menos no hay una severidad más importante. Pero hay que ser muy realistas y hay que esperar un poco más. Hay un dato interesante que tuvimos ayer (por el miércoles) de los colegas de África del Sur que publicaron que la curva que ellos tienen de esa transmisión rapidísima ascendente de las primeras semanas, está empezando a bajar. Quizá por una inmunidad natural, como sabes el nivel de vacunación allí es bajo, porque la curva igual que subió muy rápido está empezando a bajar. Pero todo esto son hechos puntuales que habrá que contextualizar en unas semanas hasta que tengamos un análisis de la situación sólido.

-¿Y aún con esos datos, qué sabemos de la repuesta de las vacunas a esta variante?

-Sabemos que hay posibilidades de infección y reinfección en personas vacunadas. Sabemos que la vacuna tiene una protección muy alta respecto a una enfermedad severa, la presentación clínica es menos severa. Y se ha reducido mucho la mortalidad. Hay un dato que, como estamos todos concentrados en la situación local podemos perder de vista, pero es que la última semana, y hablo a nivel global, el número de casos ha sido muy similar al de la semana anterior pero la mortalidad ha disminuido un 10%. Es un dato global y que también tenemos que poner en un contexto temporal más amplio. Pero en tres o cuatro semanas más nuestro conocimiento sobre el comportamiento de esta nueva variante va a ser mucho más importante. Entre tanto hay que recordar a todo el mundo que la variante delta todavía es la más presente y las pautas de prevención siguen siendo las mismas y válidas. Hay que insistir mucho en dónde sabemos con seguridad que la transmisión es más importante, 20 veces más importante, que es en espacios cerrados, muy concurridos y donde no hay una buena ventilación. Como sabemos eso y vale para las dos variantes, donde más hay que poner el énfasis es en la prevención. Con prudencia y con proporcionalidad.