Estos son los tipos de cáncer que predominan en Asturias respecto al resto de comunidades

Carmen Liedo REDACCIÓN

ASTURIAS

El mapa de mortalidad difundido por el Instituto de Salud Carlos III muestra una afección desigual de los diferentes tumores en las distintas regiones del país

05 feb 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El cáncer no respeta fronteras sean municipales, regionales o nacionales. Su incidencia va más allá de cualquier ámbito geográfico y así lo prueba el Atlas de mortalidad municipal por cáncer en Portugal y España, un estudio realizado por la Unidad de Epidemiología del Cáncer y Ambiental del Centro Nacional de Epidemiología del ISCIII y el Departamento de Epidemiología del Instituto Nacional De Saúde Doutor Ricardo Jorge de Portugal, que recientemente ha publicado el Instituto de Salud Carlos III. Este estudio pone de relieve la importancia de explorar patrones vinculados a factores ambientales y estilos de vida compartidos, independientemente de esas fronteras, puesto que de la monitorización de una decena de tipos de cáncer en España y Portugal entre los años 2003 y 2012 se deduce que los tumores tienen distinto riesgo de mortalidad en unas y otras zonas de un mismo país.

Si se compara la incidencia de los diferentes tipos de cáncer en Asturias con el resto de regiones de la península ibérica se observa como en la nuestra predomina la mortalidad por determinados tumores malignos y cómo en unas ocasiones ese patrón se extiende a las comunidades vecinas, mientras que en otras la elevada incidencia de una clase de cáncer se da de forma aislada en determinadas zonas de nuestra región y en otros puntos inconexos del resto de España. 

Los cánceres de esófago, páncreas o laringe son los que se pueden englobar en el primer supuesto. En todos los casos se da una conexión territorial con comunidades vecinas. Así, el de esófago, con una mortalidad en un rango elevado en Asturias, está en los mismos parámetros en todas las regiones de la franja cantábrica: de oeste a este, en casi toda Navarra, en el País Vasco (con una incidencia aún más elevada en algunas zonas de esta comunidad), en Cantabria, en Asturias y en casi toda Galicia, incluida su zona interior y la franja atlántica. Es más, este tipo de cáncer concreto, el de esófago, se extiende con un riesgo relativo muy elevado por el norte de Portugal. También se da con una incidencia elevada en las provincias de Palencia y Burgos, coincidentemente, las que limitan con Cantabria y el País Vasco.