El convoy asturiano de solidaridad que trajo a 44 refugiados: «Tienen en mente volver algún día a Ucrania»

Esther Rodríguez
Esther Rodríguez REDACCIÓN

ASTURIAS

Voluntarios asturianos que partieron hasta Polonia para entregar ayuda humanitaria a los refugiados ucranianos
Voluntarios asturianos que partieron hasta Polonia para entregar ayuda humanitaria a los refugiados ucranianos

Una iniciativa que surgió de tres amigos de Mieres y que acabó conformada por 16 voluntarios que llevaron hasta Polonia ocho furgonetas «cargadas hasta arriba» de material humanitario

24 mar 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Al percatarse de que existe un problema humanitario «real» debido la invasión rusa, puesto que «a los ucranianos solo se les ha facilitado un permiso de circulación por Europa y la mayoría de ellos no tienen dinero para pagar el transporte o comida», la mierense Eliana Sánchez y dos amigos decidieron hacer acopio de material humanitario para llevarlo personalmente hasta Polonia. Además tenían el propósito de que a la vuelta traerían refugiados con familiares o conocidos en distintos puntos de España, ya que «es fundamental evacuar las estaciones para que la gente que viene detrás y en peores condiciones tenga sitio». Una pequeña acción que se acabó convirtiendo en un auténtico convoy de solidaridad, formado por 16 voluntarios repartidos en ocho furgonetas «cargadas hasta arriba», -una de ellas se sumó en Bilbao- y que facilitaron el tránsito a la península a un total de 44 personas.

«Una semana después de la guerra al ver las noticias que circulaban al respecto nos dimos cuenta de que teníamos que ayudar urgentemente. Nos juntamos tres personas y decidimos que nos íbamos», señala Eliana Sánchez. Sin embargo, los vecinos de Mieres se enteraron de la iniciativa y se volcaron en hacer aportaciones. «Hubo gente que se ofreció voluntaria para conducir e, incluso, empresas como Valgisa nos prestaron vehículos. También se hicieron muchas donaciones y pudimos llevar medicación, material sanitario, quirúrgico, ropa de abrigo, mantas, comida para niños, comida para mayores, comida para intolerantes, pañales, productos de higiene…», detalla aún emocionada la mierense.

Una gran cantidad de material humanitario que entregaron personalmente la semana pasada a dos ONG polacas que trabajan para meter directamente ese ayuda en Ucrania. «Una de ellas supimos de su existencia gracias a Mensajeros de la Paz y otro fue a través de una cooperante española en Varsovia, que antes del viaje hablamos con ella porque como ayuda en el realojo de refugiados nos facilitó un listado de gente que podíamos traer a la vuelta», apunta Eliana Sánchez, quien señala que también un chico, voluntario de Cruz Ruja en Oviedo, se puso en contacto con ellos porque estaba buscando gente que trajese familias ucranianas a Oviedo y Gijón.