La crisis asfixia al sector lácteo: «Le doy cinco años para que esto desaparezca»

E.G. REDACCIÓN

ASTURIAS

Vaca de leche
Vaca de leche ANGEL MANSO

Angela Pintado, hija del propietario de una ganadería en el concejo de Las Regueras, insiste en la situación crítica que atraviesa el sector

03 abr 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Con una espiral de costes energéticos y de alimentación al alza, ya arrastrada desde hace meses y completamente desbocada desde el ataque de Rusia a Ucrania, la incertidumbre es ya miedo en varios sectores agrarios, y muy especialmente en la ganadería. Los ganaderos se encuentran en una situación asfixiante ante una subida de precios que llevan arrastrando durante meses. Junto a esto se suman la huelga de transportes, que para ellos «ha sido la gota que ha colmado el vaso». Un ejemplo es el de Angela Pintado, su padre es el propietario de una ganadería en el concejo de Las Regueras. Dedicados al sector lácteo, tiene una explotación de unas 300 vacas, destinadas a la producción de leche.

El paro indefinido de transportistas iniciado el pasado mes de marzo, puso en jaque a toda la industria alimentaria, haciendo crecer la preocupación en el campo, ya que, en algunos casos, se han visto obligados a «cerrar los grifos». «Por suerte nosotros no nos hemos visto muy afectados, pero sabemos de otros ganaderos que han tenido que tirar su leche, lo que es un día de perdidas, porque no pueden venderla», asegura Pintado, que afirma no soportar la incertidumbre de saber qué es lo que va a pasar con el futuro de su explotación.

Aunque «La Central Lechera» no pararon de recoger la leche de sus distribuidores, sabe que algunas empresas sí que dejaron de hacerlo. «Encontrarte en esa situación es un varapalo tremendo, las pérdidas que supone para el negocio son enormes. No es solo no cobrar, es ver cómo se desperdicia un producto tan necesario, después de tanto trabajo», lamenta.