«Se va a abrir una brecha social muy grande cuando la gente no pueda pagarse los cafés», advierten los hosteleros asturianos

Marcos Gutiérrez REDACCION

ASTURIAS

Gustavo González, propietario del café-bar Montecristo
Gustavo González, propietario del café-bar Montecristo

Dueños de bares y restaurantes de la región han tenido que incrementar los precios de básicos como el café, los refrescos o la cerveza ante la subida de costes y materias primas. «La comida la deberíamos subir, pero vamos a aguantar un poco», admiten

11 abr 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El Instituto Nacional de Estadística publicaba hace unos días el dato del IPC de marzo. Un 9,8 %. Se trata de la tasa interanual más alta desde 1985. Una situación que empieza a ser insostenible para muchas economías familiares y negocios, por ejemplo del segmento hostelero. En este sentido, la Organización Nacional de Consumidores, en su observatorio de precios de alimentación, ha calculado un incremento medio del 9,4% en el coste de la cesta de la compra, lo que supondrá 500 euros anuales por hogar más.

Los productos que más han subido han sido el aceite de oliva suave de marca blanca (53,6%), el aceite de girasol de marca blanca (49,3%), el lavavajillas (49,1%) y la margarina (41,5%). Después, con subidas de entre un 30 y un 40% se encuentran ciertas pastas, los plátanos de Canarias y el salmón. No la langosta, el caviar o la trufa. Aceite, jabón, pasta, fruta y pescado. Todo bienes irrenunciables y prácticamente insustituibles. 

Un sector que tiene que soportar, por las propias características de su modelo de negocio, un importantísimo repunte de los costes de diferentes bienes, servicios y materias primas a la vez es el de las cafeterías, restaurantes y bares. Sus dueños en Asturias reconocen que el importe de facturas como la de la luz se han duplicado, lo que en algunos casos les ha llevado a tener que subir 10 céntimos el precio de básicos como el café, los refrescos y las cervezas.