Las hospitalizaciones de mayores por covid se disparan en Asturias: ¿está decayendo la protección inmunitaria?

Elena G. Bandera
E. G. Bandera REDACCION

ASTURIAS

María Pedreda

López Acuña explica los factores que han elevado la transmisión del virus y el ingreso en planta especialmente en la población de más de 80 años y con patologías previas como hipertensión, EPOC o diabetes

04 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Prácticamente ocho de cada 10 pacientes ingresados en agudos a causa del coronavirus en Asturias tiene más de 80 años, un tramo de edad con una elevada incidencia al superarse los 1.600 casos por cada 100.000 habitantes en las dos últimas semanas. ¿Por qué ha repuntado la transmisión de covid entre las personas mayores de 60 años, con las tasas más elevadas a partir de los 80 años? En el último balance, con datos actualizados hasta el pasado domingo, el número de pacientes ingresados bajaba de los 400 que se superaban la semana pasada, pero ¿por qué venían incrementándose en las últimas semanas las hospitalizaciones en planta? ¿Qué ha desencadenado la actual situación epidemiológica de la pandemia de coronavirus en la comunidad?

La protección inmunitaria baja en los mayores de 80

«La situación actual en Asturias se debe a una combinación de factores y uno de los más importantes es que ha decaído la protección inmunitaria especialmente en las personas de más edad y especialmente en los mayores de 80 años», señala el epidemiólogo y exdirector de Acción Sanitaria en Situaciones de Crisis de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Daniel López Acuña, que explica que así lo está demostrando la alta incidencia y el hecho de que la mayor parte de las hospitalizaciones en Asturias sean de pacientes mayores de 80 años que se han reinfectado con el virus.

«Casi el 92% de la población tiene la pauta completa de vacunación y lo que estamos viendo es que las vacunas siguen manteniendo cierta capacidad de proteger contra la muerte y contra la enfermedad severa que lleva al ingreso en la unidad de cuidados intensivos, pero no están protegiendo suficientemente contra el riesgo de hospitalización ni contra el riesgo de infección», indica. Se contaba con ello, con que tras un periodo de elevada eficacia, decayera la protección inmunitaria de la dosis de recuerdo que en España comenzó a administrarse a finales del pasado octubre, hace ya seis meses.