Amazon, Quirónsalud, Sialtronica... así seduce Asturias a las empresas para que se instalen en la región

Luis Fernández
Luis Fernández REDACCIÓN

ASTURIAS

Las obras del centro logístico de Amazon en Bobes, Siero
Las obras del centro logístico de Amazon en Bobes, Siero Tomás Mugueta

La oficina de captación de inversiones de las cámaras de comercio ha jugado un papel decisivo en el desembarco de estas compañías en la comunidad autónoma

06 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

El último caso conocido es el QuirónSalud, pero no es el único. Antes, la oficina de captación de inversiones de las tres cámaras de comercio asturianas -Oviedo, Gijón y Avilés- ya había tenido un caso de éxito con la llegada de Amazon a Siero y la semana pasada también se materializó el desembarco de Sialtronica en el Principado. Son tres proyectos totalmente diferentes con varios puntos en común: meses o incluso años de negociaciones, acuerdos de confidencialidad y la elección final de la comunidad autónoma como sede del crecimiento de esas compañías. Así seduce Asturias a los potenciales inversores.

Azahara González es la responsable de la oficina de captación de inversiones de las tres cámaras de comercio. Según explica, la captación de inversiones era una labor que desarrollaban las cámaras, pero fue en junio de 2020 cuando las tres entidades crearon la oficina en colaboración con el Gobierno del Principado. Su misión es la de identificar proyectos potenciales y conseguir que esas empresas acaben instalándose en Asturias. «No hay una fórmula única» explica González, quien añade que cada empresa tiene sus propias necesidades y, en consecuencia, sus demandas son diferentes.

En un mercado globalizado, Asturias compite en la atracción de empresas con el resto de comunidades pero también con otros países. «Nosotros lo que hacemos es apoyar al empresario que está identificando un proyecto que se puede desarrollar en Asturias», señala la responsable de la oficina de captación. «Trabajamos muy adaptados a cada proyecto. Unas veces vienen las empresas a nosotros, otras nos enteramos de un proyecto y nos acercamos nosotros, en ocasiones provocamos a gente del entorno de la compañía…» apunta González, quien detalla que cada caso lleva un trabajo específico que tarda meses o incluso años en cristalizar.