El PP se lía con las nacionalidades y deja a Asturias como «comunidad»

ASTURIAS

F. Sotomonte

Feijoo se desdice de la definición de «plurinacionalidad» ante los ataques de Ciudadanos y Vox

18 may 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Pocas cosas más constitucionales puede haber que hablar de «nacionalidades y regiones» dentro de la organización del estado en España ya que así se recoge, literalmente, que se integra el país en el artículo segundo de la Carta Magna. Y, sin embargo, una referencia en este sentido del presidente del PP, Alberto Núñez Feijoo (que se refirió en Barcelona [minuto 12] como «comunidades históricas» a Galicia, Cataluña y País Vasco) y una declaración de su coordinador general, Elías Bendodo, hablando de España como «estado plurinacional», ha desatado una tormenta en el espectro conservador, con Ciudadanos y Vox, tratando de arrinconar a los populares que ha obligado a Feijoo a rectificar. ¿Y qué pasa con Asturias? Para el partido, que trató de restar importancia a la polémica, el Principado debe quedarse definida como «comunidad autónoma como establece nuestro Estatuto de Autonomía», según dijo el diputado Pablo Álvarez-Pire.

En rigor el estatuto asturiano define el territorio como «comunidad histórica» con una denominación singular, la de Principado, por un vínculo histórico con el título que se daba al heredero de la corona española aunque en la actualidad es simbólico y no feudal. El pasado mes de septiembre, cuando todavía estaba abierto el debate para la reforma del estatuto, para incluir cambios como la oficialidad del asturiano, Podemos lanzó la propuesta de cambiar la de denominación a nacionalidad histórica aunque no encontró mucho eco. Izquierda Unida, aunque no se negó a valorarla, pidió dejar esas discusiones para el final, en términos similares PSOE y Foro reclamaron posponerlo y no enturbiar el diálogo; y PP, Ciudadanos y Vox realmente nunca participaron en los debates de la reforma.

Sobre la tormenta desatada esta semana, Álvarez-Pire indicó que «creo que sinceramente no es necesario darle más vueltas a esta cuestión, ya que el posicionamiento del PP es claro y está explicitado negro sobre blanco en nuestra Constitución. España es una nación indisoluble, compuesta por distintas realidades que nuestra Carta Magna reconoce ya en su artículo 2»; e insistió en que «tenemos claro que se puede defender la unidad de España y, al tiempo, respetar sus diferencias territoriales, así lo hemos demostrado allí donde gobernamos. Ni combatimos las particularidades territoriales como hacen algunos, ni creemos que unos deban ser más a costa de otros, como dicen otros».